Para comprobar la reacción de los hombres ante el “toqueteo” callejero, la productora Woki Toki realizó un experimento social en el que una chica se dedica a manosearle el trasero a desconocidos.

Lo curioso, es que ninguno de los varones que fueron “víctimas” se mostraron molestos e incluso 10 de ellos la invitaron a salir y hasta le daban las gracias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here