Cada etapa puede ser una oportunidad para trabajar ciertos aspectos de nuestra vida

Cada fase lunar puede ser una oportunidad para trabajar ciertos aspectos de nuestra vida, así que si siempre la has considerado especial y te has maravillado con ella, quizás podrías animarte a poner en práctica estos consejos.

Luna nueva

Marca el comienzo del ciclo lunar. Es una oportunidad para comenzar renovados, para enfocarnos en nuestros objetivos. Es también un tiempo en el que podemos explorar nuestra oscuridad y aprender aprender acerca de nuestro espíritu en su forma más auténtica y verdadera.

En este momento, preguntate qué te gustaría obtener y luego hacé un esfuerzo para que eso suceda. Podés escribir una lista de metas, meditar, comenzar un nuevo proyecto o usar mantras para atraer eso que deseás.

También es un momento en el que podemos desterrar lo que ya no nos sirve, mientras nos liberamos de viejos hábitos y patrones. Tomá nota de dónde estás en ese momento y honrá tu presente.

Luna cuarto creciente

Esta fase va desde la luna nueva hasta la llena y es la fase en la que la luz aumenta. En este momento se continúa y se pone a prueba lo que se haya iniciado con la luna nueva, por lo que es un momento ideal para hacer cambios y reforzar lo que se pidió. Es  beneficiosa para trabajar los cambios.

Este también es el momento perfecto para continuar fomentando un nuevo proyecto y asegurarse de que se va en la dirección correcta.

Luna llena

En esta luna es momento de cosechar las recompensas de todo lo manifestado. La luna llena es el clímax energético de este ciclo, cuando realmente vemos que nuestro arduo trabajo da sus frutos y es cuando la luz de la luna ilumina lo que ha funcionado y lo que no ha funcionado para nosotros.

Al igual que con la luna nueva, la llena se verá coloreada por la energía del signo en el que se encuentra. Durante este tiempo, recuerda lo que trabajaste durante la luna nueva. En esta luna nos damos cuenta en dónde estamos y qué necesitamos. También es un buen momento para decidir qué es lo que debemos dejar ir. Esta fase lunar es perfecta para celebrar, bailar, reflexionar y escuchar tu intuición.

Luna cuarto menguante

Con la llegada de la luna cuarto menguante es bueno revisar lo que hemos hecho para ver lo que ya no funciona a nuestro favor. Aquí es cuando se reconocen los viejos hábitos y se decide dejar todo aquello que ya no sirve. Es un buen momento para ver dónde nos encontramos y de comunicación honesta.

Lograr llevar a cabo los cambios puede llevar un tiempo, pero lo mejor que puedes ir haciendo es reconocer todo lo que deseas cambiar para que poco a poco logres moverte de donde estabas.

Fuente: Vix

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here