Los que tienen de amigo a un hijo de dentista habrán escuchado que cuando era chico nunca comía golosinas. Hay quienes dicen que dejaron de comer carne por un tiempo y cuando retomaron les dolía la mandíbula por falta de uso en la mordida. Otros sostienen que las caries es una cuestión ”de tendencia” de cada persona y poco tiene que ver si te cepillaste los dientes 3 o 20 veces en el día. En búsqueda de aclarar el tema, dos odontólogos esclarecen la verdadera relación entre lo que comemos y nuestra dentadura.

¿En qué afecta lo que comemos a nuestra dentadura?

”La boca es un órgano de suma importancia, no solo nos permite la alimentación sino que también tiene las funciones del habla, la fonación, y una parte importante en cuanto a la estética. Los alimentos que comemos pueden ser perjudiciales en el sentido de su capacidad de alterar el equilibrio biológico de nuestra cavidad bucal. Un exceso de azúcares o un exceso de alimentos ácidos puede generar patologías como caries y erosión dental”, explica la Odontóloga Dra. Adriana Pistochini, integrante de la direccion nacional de salud bucodental (DINASAB)

En la forma en que afectan los alimentos hay que tener en cuenta las siguientes características dadas por el Dr. Claudio Sorrentino, especialista en Odontología Adhesiva:

-Consistencia: los alimentos blandos tienden a quedarse entre nuestros dientes con más facilidad que los duros, atención entonces a las galletitas y el chocolate.

LEÉR MÁS  Razones para bajar de peso: advierten sobre enfermedades asociadas al sobrepeso y la obesidad

-Adhesividad: cuanto más pegajoso sea un alimento más tiempo pasará en contacto con los dientes y más daño les va a causar.

-El momento en que comemos: picar entre horas favorecerá la aparición de caries ¿por qué? Porque la salivación y la masticación constante que se da en el momento en que nos sentamos a comer ayudan a la alimentación de residuos. Lo mismo si decidimos ”picar” algo a la noche antes de dormir.

-El grado de azúcar: las bebidas azucaradas y los dulces sirven de nutrientes a los microorganismos que producen ácido que hacen que se acelere el proceso de desmineralización del esmalte de los dientes.

-Por último la frecuencia, como es lógico, cuanto más comamos este tipo de alimentos que no nos ayuda, mayor será la probabilidad de desarrollar caries.

Derribando mitos

La salud bucal no distingue si la persona es vegetariana, crudívora o frutariana, por eso si al volver a comer un alimento que se había abandonado los dientes duelen ”Ese dolor manifestado es un dolor atribuible a los músculos de la masticación por requerir un esfuerzo mayor al habitual luego de un periodo de consumir alimentos blandos” explica la Dra. Adriana Pistochini.

Tampoco distingue edades, las caries se desarrollarán a lo largo de nuestra vida mientras existan elementos que las produzcan y por supuesto, una mala higiene bucal.

LEÉR MÁS  Várices: tratamiento de avanzada

Alimentos como las papas fritas, el pan, las pastas y las galletitas saladas también pueden dañar los dientes, ”Los almidones hechos de harina blanca son hidratos de carbono simples y pueden permanecer en su boca y luego convertirse en azúcares simples. Las bacterias se alimentan del azúcar y producen ácidos que provocan las caries del diente” dice el Dr. Sorrentino.

¿Y las bebidas? El incrementos de los últimos años en gaseosas, energizantes, aguas saborizadas y jugos es peligroso no solo para las caries sino también para la pérdida de erosión dental porque la mayoría de estas bebidas son muy ácidas, cuenta la Dra. Pistochini. Por eso ella recomienda, no solo por la salud bucal sino también por la salud general, el consumo de agua, natural potable o mineral.

El Dr. Sorrentino aconseja que si sos de los que consume gaseosas regularmente, al menos lo hagas con un sorbete para evitar que tengan demasiado contacto con tus dientes, las gaseosas tanto normales como dietéticas tienen fósforo y carbonatación que gastan el esmalte y manchan nuestros dientes dándole ese color marrón.
No todo es negativo, algunos alimentos sí ayudan

Algunos alimentos, ricos y nutritivos, ayudan a mantener sana nuestra dentadura e incluso ayudan a limpiarla. El Dr. Sorrentino enumera algunos de ellos: ”Los lácteos, por su contenido en calcio y ácido láctico, son excelentes blanqueadores. Por su parte, los chicles sin azúcar también ayudan a eliminar las manchas. La manzana, coliflor, apio, zanahoria, arroz blanco, ayudan a limpiar los dientes”. También informa que ingerir leche y sus derivados después de las comidas y antes del cepillado ayuda a neutralizar la acidez de la placa y son ricos en calcio, fósforo y vitaminas A,D y B; también el chocolate es beneficioso, es recomendable en lugar de los caramelos porque el grano del cacao tiene contenidos antibacterianos. Por último, cuenta que el kiwi tiene 6 veces más vitamina C que la naranja y ayuda a mantener el colágeno de las encías y evitar enfermedades periodontales.

LEÉR MÁS  Razones para bajar de peso: advierten sobre enfermedades asociadas al sobrepeso y la obesidad

El cepillado, el mejor aliado

El cepillado es la principal de las medidas a tomar para mantener una buena salud bucal, ”ya que remueve la placa bacteriana donde se asientan los microorganismos cariogénicos. Se recomienda realizar un buen cepillado entre 2 o 3 veces por día, fundamentalmente a la noche antes de irse a dormir. El cepillado debe realizarse con un cepillo pequeño, de cerdas suaves que permita limpiar todas las superficies dentarias, también es necesario la utilización de algún elemento interdental como hilo para que la higiene sea correcta. La consulta al odontólogo se debe realizar por lo menos cada 6 meses” concluye la Dra. Pistochini.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here