Hasta hace no mucho la cocina al vapor estaba reservada casi en exclusiva a personas enfermas o con problemas digestivos. Sin embargo, en la actualidad esta técnica gastronómica procedente de Oriente se ha extendido a prácticamente todo tipo de alimentos (verduras, frutas, pescados, carnes, arroz, pasta…) y cuenta con miles de seguidores en todo el mundo. Y es que las ventajas de la cocina al vapor no son pocas:

LEÉR MÁS  Dieta sin azúcar: ocho tips a tener en cuenta

* Los alimentos mantienen todo su sabor y consistencia y, lo más importante, sus cualidades nutritivas.
* Se suprime todo tipo de grasas o aceites.
* La comida resulta muy jugosa.
* Se cocina de forma rápida, económica y sencilla (ni se pega, ni se quema…)

Todo ello hace que este tipo de cocina resulte ideal para quienes desean adelgazar o seguir una dieta de mantenimiento o, simplemente, seguir una alimentación sana sin por ello, eso sí, renunciar al sabor. En este sentido, es importante utilizar materias primas frescas y de primera calidad que, según el gusto, podrán especiarse de un modo u otro.

LEÉR MÁS  Celulitis en brazos y piernas: qué la causa y cómo reducirla

Además, aunque existen métodos ‘caseros’ para cocinar al vapor (el más económico y rudimentario consiste en utilizar un simple colador colocado sobre una olla con agua en el fondo. Se tapa la olla y se espera a que el vapor cueza los alimentos), el mercado ofrece hoy en día distintos ‘cocedores’ muy modernos y prácticos que permiten preparar más de una comida al mismo tiempo. ¿Cómo?: gracias a las distintas cestas en las que los alimentos se cocinan de forma homogénea y simultánea, según el tiempo indicado por el usuario.

LEÉR MÁS  Cinco tendencias fitness que se vienen en el 2018

fuente: ABC.es

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here