Claves de estética y salud para cuidar la parte de tus pechos

Es una zona sensible y delicada, y requiere de cierta atención para lucir bien

La piel del escote es fina y delicada, y por eso mismo se arruga fácil y rápido, recibe los rayos del sol de forma exponencial y es tan sensible en esa porción más clara alrededor del pezón.

Pocas de nosotras cruzamos la línea del mentón en nuestra rutina de cuidado de la piel. Y lo cierto es que deberíamos, porque la del escote no tiene la cantidad de folículos pilosos que tiene el rostro y, por eso mismo, produce muchos menos aceites naturales. Así que cuanto antes crucemos el umbral, mejor.

La rutina de belleza

El ritual para cuidar tus pechos no implica que le dediques mucho más tiempo al que le dedicás a tu cara, sino que es simplemente extender lo que ya hacés sobre tu escote.

  • Limpiar: con un desmaquillante apropiado para cada tipo de piel, aun cuando no te hayas maquillado la zona durante el día. Esta limpieza debe hacerse a la noche para sacar cualquier suciedad acumulada.
  • Tonificar: para retirar el resto de las células muertas y cerrar los poros.
  • Nutrir: aplicar la crema de noche. La nutrición recupera la piel durante las horas de sueño de las agresiones que recibe durante el día: polución, humo de cigarrillo, estrés, mala alimentación, deshidratación y agentes climáticos como el sol y los cambios de temperatura.
  • Exfoliar: dos veces por semana, exfoliar la piel del escote para obtener una limpieza más profunda y evitar que la suciedad entre en los poros.
  • Proteger: cualquier día de cualquier estación del año, es fundamental acordarse de aplicar protección solar en la zona del cuello y escote, que es especialmente propensa a las lesiones de piel que provoca el sol.
  • Hidratar: una vez por semana, podemos también recurrir a mascarillas de crema para reforzar la hidratación y dar firmeza y elasticidad a la piel.

Cuello

Opciones caseras

LEÉR MÁS  Prevención del cáncer bucal

Para las que prefieren las máscaras caseras, los mejores ingredientes para combatir las arrugas del escote son: rodajas de pepino para refrescar la zona o una mezcla de yogur, aloe vera y avena, que pueden servirte como un exfoliante natural; puré de palta como crema de nutrición y aceite de coco para hidratar la piel diariamente.

La salud de las mamas

Según el Dr. Jorge Vinacur, el examen clínico de las mamas debe formar parte del examen ginecológico anual. El médico realiza un examen visual para detectar cambios en la piel y utiliza sus dedos para reconocer masas palpables en el tejido mamario, incluyendo la axila.

LEÉR MÁS  Prevención del cáncer bucal

Las mamografías, en general, comienzan a realizarse a partir de los 35 a 40 años (si hay factores de riesgo, se indican antes). Se realizan con ecografía mamaria, ya que el uso combinado de ambas técnicas aumenta la capacidad de detectar cáncer de mama.

Además del control anual rutinario, las mujeres deberían consultar al ginecólogo frente a un bulto palpable, cambios en la piel, dolor en la mama o secreción por el pezón fuera de la lactancia, condiciones que requieren evaluación y estudios diagnósticos.

Para realizar el autoexamen mamario, parate frente a un espejo con los brazos a los costados del cuerpo y buscá cambios en la piel, en el contorno de la mama o en el tamaño. Levantá los brazos sobre la cabeza y repetí la observación.

Recostada, poné una almohada sobre el hombro izquierdo y la mano izquierda por detrás de la cabeza. Con la mano derecha y los dedos extendidos no rígidos, palpá la mama izquierda con movimientos circulares. Pensá en un reloj y examiná en cada hora con los movimientos antes mencionados.

Un examen adicional puede hacerse bajo la ducha con la piel de la mama enjabonada. Los dedos examinan toda la mama y la axila. Cualquier cambio o anomalía que se registre requiere una consulta a la brevedad.

Fuente: Ohlalá

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here