Crédito foto: AFP

Los ciudadanos de esa localidad en Palm Beach, Florida, que regularmente consumen productos derivados del tabaco ya no podrán trabajar para la ciudad, de acuerdo con una nueva política que está vigente desde el lunes.

Los fumadores pueden costar a una empresa o agencia de Gobierno un promedio de 12.000 dólares al año en costos por tratamientos de salud o por discapacidad causada por el tabaquismo.

La medida fue acordada en julio con el argumento de que en tiempos económicos difíciles, evitar la contratación de fumadores es una manera fácil de ahorrar dinero, además de que contribuye a promover estilos de vida saludables.

Los empleados contratados antes del 1º de octubre están alcanzados por la nueva disposición, pero la ciudad anima a todos sus trabajadores a aprovechar unas clases para dejar de fumar que va a dictar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here