Notas relacionadas

{loadposition user11}

En lo que parece ser una tendencia saludable en el mundo de las Top Models en la que se promueve una ”nueva onda” en el concepto de belleza y cuidado del cuerpo, ponemos a consideración esta entrevista a Cindy Crawford, una de las modelos más importantes del planeta con una forma muy particular de enfrentar los años.

 

La «top» que marcó un antes y un después en los 90 regresa al siglo XXI con una exclusiva línea de productos de belleza. Dedicada por completo a su familia y a mantener su cuerpo en forma, Cindy Crawford confiesa a LA RAZÓN que su máxima prioridad es mantenerse joven, pero sin hacer uso de la cirugía plástica; eso sí, reconoce que hace tiempo se inyectó bótox para eliminar las arrugas de su cara, «pero de eso hace ya 10 años». Casada con el empresario Randy Berger, la modelo es madre de dos hijos y confiesa ser una fanática de la vida saludable y del ejercicio. Las manos y el escote son las partes de su cuerpo que más cuida, pues «son las que delatan el paso del tiempo en una mujer».

 

-¿Cómo es el día a día en la vida de una «top model»?

 

-Mucho más normal de lo que la gente piensa. Normalmente me levanto a las seis y media de la mañana y lo primero que hago es preparar el desayuno a mis hijos. Después, me ducho, me visto, les llevo al colegio y me voy a trabajar. Por la tarde ayudo a los niños con los deberes del colegio y más tarde suelo hacer un poco de ejercicio antes de preparar la cena.

 

-¿En qué proyectos anda ahora?

 

-Me encargo de la nueva línea de productos de belleza que tengo y de la firma de muebles que estoy desarrollando. También realizo alguna sesión de fotos y luego tengo otras obligaciones, como ir al dentista, al dermatólogo o hacerme algún tratamiento facial, ya que por mi trabajo debo estar siempre impecable.

 

-¿Hasta qué punto ha sido usted partícipe de la creación de esta nueva línea de productos de belleza?

LEÉR MÁS  Varicocele: una enfermedad masculina más común de lo que se piensa

 

-Trato de delegar en especialistas y he contado con un buen equipo que me ha ayudado mucho, pero me gusta supervisarlo todo, ya que es mi imagen y mi nombre los que están en juego y ante todo buscaba la calidad y que el cliente se identifique conmigo.

 

-Con tanta actividad, ¿Cómo se relaja?

 

-Vivo en Malibú y me encanta pasear por la playa, meterme en el «jacuzzi», darme un masaje e irme a la cama pronto con un buen libro.

 

-¿Qué literatura le gusta?

 

-La de ficción. Y suelo leer, al menos, un libro a la semana.

 

-¿Sigue algún ritual de belleza?

 

-No, aunque por mi trabajo debo mantenerme en forma y cuidar mi físico más que otras personas. La clave está en descansar, que a veces resulta complicado con tanto viaje. Los tratamientos faciales también son muy importantes en mi vida. Otros de mis secretos de belleza son beber mucha agua, comer de manera saludable y hacer bastante ejercicio.

 

-¿Qué productos elige para cuidar su piel?

 

-Desde los 29 años voy a un cirujano plástico con el que sigo un tratamiento de inyección de vitaminas en la piel y juntos hemos desarrollado una línea de productos de belleza basada en este principio.

 

-Los resultados son muy positivos, a la vista está…

 

-Sí, pero estas inyecciones deben tener los principios activos necesarios. Mi médico, Jean Louis Sebagh, me ha explicado que la piel hay que cuidarla según la edad, la textura y la elasticidad de cada persona. A los 40 la piel adelgaza y es muy difícil conseguir volumen, a menos que se utilicen productos de relleno para las arrugas, pero creo que la gente todavía confía demasiado en los productos típicos como las cremas, que no consiguen un resultado tan óptimo como el de las inyecciones.

 

-¿Cómo lleva una «top» internacional cumplir los 40?

 

-No me siento distinta, aunque sin duda, la cifra asusta. Recuerdo que cuando se acercaba mi cumpleaños me preguntaban cómo lo llevaba y yo les decía que no quería cumplir 40 porque a pesar de amar mi vida y mi carrera, tenía miedo, no sé por qué. Una vez que sigues cumpliendo años te das cuenta de que todo sigue igual.

LEÉR MÁS  Ansiedad por comer: por qué la tenemos y cómo evitarla

 

-¿Son los 40 de ahora los 30 de antes?

 

-Podría ser, y, así, cuando cumpla 50 que sean los nuevos 40…

 

-¿Le da miedo envejecer?

 

-No, para nada. Además, en Los Ángeles veo todos los días a mujeres de 50 y 60 años que están estupendas gracias a que en esta ciudad todo el mundo se cuida mucho. Esas mujeres me inspiran y me hacen ver que lo importante es no olvidarse de uno mismo y que hay que cuidarse a cualquier edad.

 

-¿Que opinión tiene de la cirugía plástica?

 

-En Los Ángeles se ven resultados terribles de operaciones estéticas; aun así, en este momento no me atrevo a hablar sobre el tema. Lo que sí que tengo claro es que yo prefiero envejecer de forma elegante, y de momento continuar con mi ejercicio y mis tratamientos faciales.

 

-En la actualidad, ¿sigue alguna dieta especial para mantener su figura?

 

-No. Hace tiempo hice la Zona, pero la abandoné rápido porque me gusta comer carbohidratos y con ella no podía hacerlo. Cuando nacieron mis hijos decidí retomarla para perder el exceso de peso que había cogido con el embarazo; lo malo de esta dieta es que es muy fácil engordar si cambias el régimen de comidas y a mí me gusta mucho ir a cenar a un restaurante y pedir un buen plato de pasta.

 

-¿No ha pensado nunca en crear su propia firma de ropa?

 

-De momento, no. Aunque si alguna vez me pongo a ello será una línea de ropa infantil o de prendas informales.

 

-¿Cuáles son sus «boutiques» preferidas de Los Ángeles?

 

-Me encanta Fred Segal, Madison y Barneys. En Los Ángeles hay muchas tiendas fantásticas, pero no me resulta nada fácil encontrar la ropa que quiero.

 

-¿Piensa que las cuarentonas, hoy tienen más seguridad en sí mismas que hace una década?

 

-No lo sé, porque yo sólo puedo identificarme con mi generación, y cuando cumplí los 30 años pensaba que mis amigas mayores tenían las ideas muy claras. Yo con la edad he aprendido que no me importa lo que la gente piense de mí. He ganado confianza en mí misma, y ahora me arriesgo a tomar decisiones que antes me hacían dudar.

LEÉR MÁS  Mitos y verdades sobre el bronceado

 

-¿Le gustaría tener más hijos?

 

-Ahora mismo no. Me siento bien con dos, pues es un número que puedo manejar. Aunque tal vez el próximo año cambie de opinión…

 

-¿Cuál es su secreto para alcanzar la felicidad?

 

-Pienso que la clave reside en no tener miedo a ser infeliz. Además, no se puede ser feliz en cada momento, lo bueno es no despegar los pies de la realidad, seguir conectada a mi familia, a mi marido, a mi trabajo, y disfrutar con ellos cada minuto de mi vida.

 

-¿Cuál es el rumor más extraño que ha escuchado sobre usted?

 

-Que compré un billete para ir al espacio es una de las mentiras más raras que he oído sobre mí. No tengo ni idea de dónde salen los rumores, pero estoy segura de que seguiré en la tierra toda mi vida. Cuando tenga que ir al espacio lo haré porque me toque, no porque haya comprado un billete.

 

Generación de supermodelos

Crawford asegura que cuando abandone definitivamente el mundo de la moda «lo echaré mucho de menos», pero todavía sigue en contacto con todo lo que envuelve a esta profesión y con las «tops» de su generación, como son Christie Turlington o Naomi Campbell. Ellas crearon el término «supermodelo», pero confiesa que el mundo ha cambiado mucho desde entonces: «Ahora todas son demasiado delgadas. Además, muchas son actrices, algo que no ocurría hace años porque no se las tomaría en serio si se dedicaban a esto». Aunque la modelo prefiere estar en casa con su familia y cuidar de sus dos hijos en vez de trabajar ocho horas en una sesión de fotos, confiesa que todavía tiene «bastante trabajo, y tardaré en jubilarme».

 

Fuente: LaRazon.es

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here