Sanas y ricas, podés armarlas a tu gusto siguiendo estos simples consejos

Si lográs preparar ensaladas deliciosas, comer sano dejará de parecerte tan difícil. Pero hay algunos secretos que debés conocer para prepararlas perfectas.

1. Hojas verdes como base

La lechuga tiene vitaminas A, B, C y E; flavonoides que cuidan el corazón, el hígado y el estómago; y minerales como el magnesio, potasio, calcio, sodio, hierro o selenio; entre otras muchas propiedades.

Por eso, para empezar la preparación, una frondosa planta de lechuga o alguna otra hoja verde abundante no puede faltar.

2. Incorporá vegetales crucíferos

Este tipo de hortalizas tienen importantes beneficios para el organismo, y son el segundo ingrediente indispensable para una ensalada nutritiva y deliciosa.

Entre ellos se encuentran vegetales como el brócoli, la rúcula, la col rizada, berros, coliflor, entre otros.

3. Añadí legumbres y proteínas vegetales

¿Quién dice que la ensalada no satisface el hambre? Es que no la estabas preparando bien. Para que, además de espectacular, tu ensalada rinda y te quite el apetito, podés añadirle legumbres o proteínas vegetales.

Podés optar por frijoles o lentejas, maíz, champiñones, tofu o palta. También podés, en esta etapa, incorporar otros vegetales que sumen variedad y sabor, como el tomate o la zanahoria.

4. La cebolla: el toque especial

Es el vegetal que realzará notablemente el sabor de tu comida. Podés incorporarla cruda, o también cocida. Un tip perfecto: preparar cebolla caramelizada y agregarla fría.

Podés elegir otros derivados: cebollín (también conocida como cebolla de verdeo), cebolla roja o ajo.

5. Aderezos

Para concluir la ensalada perfecta, es fundamental condimentarla bien. ¿Aceite y limón? Puede ser, pero no deja de ser aburrido.

Cada ensalada quedará mejor con uno u otro aderezo, por lo que debes saber combinar bien los sabores. Puedes comprar algunos aderezos preparados, pero también puedes hacer los tuyos propios… Hay cientos de opciones.

LEA MÁS Qué se esconde detrás de las mermeladas light
Un condimento perfecto para ensaladas se compone de:

Una medida de grasas saludables,como el aceite de oliva
Un toque de acidez (como el vinagre o el limón)
Una fruta (idealmente manzana o bayas)
Líquido en cantidad necesaria (puede ser agua, jugo de zanahoria, de tomate, entre otros).
Y un toque de sabor (ajo en polvo, chile, hierbas disecadas, etc.)

Fuente: La bioguía

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here