Chocotorta, un postre argentino con muchas variantes

La chocotorta es simple de hacer, tan simple que algunos no lo consideran como una torta en sí ya que no tiene ninguna técnica de cocina.
Es cierto, con saber remojar galletitas, mezclar dulce de leche con queso blanco y armar capitas, ya somos expertos en el arte de la chocotorta. No obstante es el elegido a la hora de festejar algún cumpleaños o reunión grande. Y con razón, es adictivamente rica!
1- Chocotorta, la clásica
Lo que más gusta de la chocotorta es que, más allá de la receta tradicional, se pueden crear versiones al infinito.
2- Una versión con un toque diferente
Una opción un tanto diferente, sin salir del estilo clásico, es agregarle a la receta banana pisada o nueces picadas y coco rallado, según los gustos de cada uno.
3- Una chocotorta en porción individual
En algunos lugares la han modernizado en su presentación, mucho más cómoda además, y usan vasitos individuales para poner la chocotorta y armar una mesa dulce. Problema resuelto a la hora de servirlo.
4- La chocotorta novedosa


Y si los chicos cumplen en verano, y piden a gritos chocotorta, es ideal hacerla en versión helada, en paletas. Originales, ricas y salvadoras, les va a encantar a todos.
Algunos datos sobre la chocotorta:
Aunque probablemente se les haya ocurrido a otros antes, se cuenta que la chocotorta se hizó famosa en 1982, por Maite Madragaña. En ese entonces, era jefa creativa publicitaria, se le ocurrió crear un postre que fuera una colaboración entre 3 marcas (Chocolinas, Mendicrim y el dulce de leche ”Rodas”).
El postre fue un éxito rotundo, pero a la agencia le tardó 1 año convencer a sus clientes de hacer una campaña en conjunto, y filmar el primer spot en el país compartido por varias marcas a la vez (hoy conocido como co-branding).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here