Esta nueva ley ha puesto en debate el tema de la donación de órganos y tejidos, pero ¿qué hay de las células madre, están contempladas?.

Las células madre del cordón umbilical son aquellas que pueden transformarse en otras células especializadas, pero su extracción depende de un momento único e irrepetible: el parto. Si al momento del nacimiento del bebé no se extrae la muestra, el proceso se verá imposibilitado.

Existe hoy en día un gran desconocimiento sobre el tema y preconceptos infundados, pero lo mejor para quien se encuentre interesado en realizar la extracción, es acercarse al especialista que lleva adelante su embarazo en curso.

Hoy los usos aprobados permiten usar la muestra ante una enfermedad que pueda presentar tanto en el niño que aporta el material como, de ser compatibles, en sus hermanos. Las muestras criopreservadas permanecerán inalteradas durante todo el tiempo que dure la criopreservación. En nuestro país hay experiencias de uso de células madre de cordón que estuvieron guardadas por más de 10 años, y en el mundo existen células criopreservadas en perfecto estado desde hace décadas. Todas las investigaciones intentan probar el uso de este material en la reparación o regeneración de tejidos dañados. Hay un gran impulso ligado a la medicina regenerativa y los usos potenciales de este material se van expandiendo día a día.

Diego Fernández Sasso, Presidente de ABC Cordón (Asociación de Bancos de Células Madre) y pediatra hematólogo (MN 82733) indica que “no existe riesgo alguno para la mamá ni para el bebé en la recolección. Es un procedimiento totalmente indoloro, en el que se punza la vena umbilical para extraer la sangre residual del cordón del bebé, luego del corte de cordón posterior al nacimiento”, agrega.

Las opciones de guarda son muchas: día existen entidades privadas (alrededor de 7 en nuestro país) con un costo promedio de extracción de $17.000 y 180 USD anuales en concepto de mantenimiento. Los bancos privados guardan la muestra para uso propio o familiar, pensando en sus usos actuales pero fundamentalmente, pensando en sus usos futuros. También puede optarse por un banco público como el del Hospital Garrahan, si el parto se produce en una maternidad autorizada por éste. En este caso, la muestra es donada para que pueda ser utilizada en caso de que una persona necesite un trasplante.

Consultado por los cambios que introdujo la nueva Ley Justina, Fernández Sasso agrega que “la guarda o donación de células madre de sangre de cordón no se ve afectada por la misma; la nueva Ley Justina apunta al uso de órganos y tejidos provenientes de donantes cadavéricos. El cambio es que ahora todos somos donantes presuntos, salvo que nos anotemos en un registro y nos neguemos a donar. La enorme ventaja que tienen las células del cordón es que se obtienen de niños recién nacidos, no hay ninguna controversia en esto”, comenta.

“Si bien está probado su uso en trasplantes de precursores hematopoyéticos, conocidos como trasplante de médula ósea, existen protocolos en medicina regenerativa que continúan avanzando: enfermedades neurológicas, enfermedades cardíacas, cirugía estética y tratamiento de la diabetes, son algunos de los nuevos protocolos que podrían comprobarse en los próximos años”, indica el Presidente de la Asociación de Bancos de Células Madre. “No podemos tratar a la medicina del futuro basándonos sólo en descubrimientos y herramientas del pasado, la criopreservación de sangre y tejido del cordón umbilical tiene un potencial increíble y lo que estamos experimentando hoy en día es sólo el comienzo”, finaliza el médico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here