Comencemos por comentar que existen muchos estudios que han evaluado el papel de la alimentación y el ejercicio en la pérdida de peso. Está comprobado que aunque el ejercicio sí es un factor importante para lograr reducir el peso corporal, el mayor beneficio te lo dará la dieta.

Al igual que el comer te puede ayudar, tanto a bajar como a subir de peso, en el ejercicio también hay factores que intervienen para que tengamos mejores o peores resultados. Una rutina de ejercicio, por ejemplo, se puede hacer de muchas maneras, y de eso dependerá que logremos el objetivo o no. He sabido de casos, en donde la persona pasa horas y meses en el gimnasio haciendo ejercicio, e incluso, aumentando la cantidad de horas invertidas, y no ve los resultados que busca, no logra perder esos kilos de más, y lo peor es que sigue creyendo que así lo conseguirá.

Otra cosa que suele pasar es que al hacer ejercicio es normal ganar peso, pero la gente se asusta al ver esto reflejado en la báscula, ya que no entienden qué está pasando. La báscula no es lo más importante, las medidas son las que cuentan. Al ejercitarse, el músculo puede ganar volumen, y es por eso que pesamos más. Sin embargo, la grasa disminuye, el cuerpo se compacta, y lo que la báscula dice no es lo más importante, fíjate lo que dice tu ropa.

Hay varios factores que intervienen para que el ejercicio nos ayude a perder peso; checa si tú los estás tomando en cuenta:

A) Pensar que si necesito perder peso lo lograré realizando dos sesiones a la semana es una idea equivocada; si bien eso es mejor que no hacer nada, lo ideal es realizar una rutina completa que incluya ejercicio cardiovascular y de musculación.

B) La rutina aérobica se debe realizar cuatro veces por semana, con una duración de 45 minutos, y debes trabajar al 75% de tu FCM (Frecuencia Cardiaca Media). De las actividades recomendadas, encontrarás natación, carrera, ciclismo, ciclismo estacionario, etc. Recuerda que cuando realizas ejercicio aeróbico la grasa se quema durante la sesión.

C) La rutina de musculación se debe realizar tres veces por semana, con una duración de 30 minutos. Algo importante que debes saber, es que cuando trabajas tus músculos, a diferencia de la actividad cardiovascular, estos queman grasa durante la sesión y continúan haciéndolo por lo menos seis horas más después de tu entrenamiento.

D) Otro detalle importante que debes tomar en cuenta es que nuestro cuerpo se acostumbra a las rutinas, por lo que es recomendable variarlas cada 6 a 8 semanas para evitar estancamientos.

E) Una dieta hipocalórica te puede ayudar; ésta se basa en el control y la limitación de las calorías consumidas. Este tipo de dieta ha sido utilizada desde siempre, para lograr perder esos kilos sobrantes de una manera saludable. Los alimentos que la componen aportan una buena nutrición y escasas calorías. Recuerda: comes menos calorías, quemas más calorías.

F) El descanso juega un papel muy importante; nuestro cuerpo necesita un tiempo para recuperarse y recargar energía. Este tiempo de descanso ayuda a que el cuerpo asimile mejor todos los estímulos recibidos durante el día. El dormir bien y hacer ejercicio, ayudan a aumentar la producción de la hormona del crecimiento, la cual tiene la capacidad de acelerar el metabolismo y quemar grasa.

G) Es importante que los objetivos que te propongas sean reales. Por ejemplo, querer bajar los cinco kilos que me sobran en una semana porque tengo un evento, es imposible. Sé realista y recuerda que es mejor llegar al objetivo que buscas, poco a poco. Esas dietas que te bajan de peso de un día para otro no funcionan, pues pronto recuperarás lo perdido e incluso, hasta más.
Como te puedes dar cuenta, son varios puntos los que intervienen para lograr perder esos kilitos que sobran.

No pierdas más tiempo, aplícate; pero lo más importante: ten paciencia, recuerda que Roma no se construyó en un día.

¡Tú generas el cambio!
_
Yahoo – Gabrimar Lascurain es fitness manager.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here