Una de las mayores preocupaciones que muchas personas tienen cuando están tratando de bajar de peso o mejorar su salud, es sentir que no pueden controlar lo que comen

La ansiedad en las comidas pueden ser el peor enemigo de las dietas. Hay varios factores que influyen en que una persona tenga esta problemática. Uno de los más comunes es la escasa densidad nutritiva de los alimentos que consumimos.

Lamentablemente, la dieta moderna es muy deficiente en nutrientes. En especial sucede con la comida chatarra o muy procesada. Cuando comemos estos alimentos, probablemente estamos consumiendo suficientes calorías, incluso en exceso. Pero en la mayoría de los casos, muy pocos nutrientes. Esto produce la paradoja de nuestra sociedad moderna: obesidad y desnutrición al mismo tiempo. Sí, es posible estar obeso y desnutrido a la vez.

LEÉR MÁS  Puntos blancos: qué son y cómo evitarlos

Uno de los problemas principales es que nuestro consumo de verduras o vegetales es demasiado bajo. Los nutricionistas y expertos en salud han establecido que un adulto debería consumir como mínimo tres tazas de vegetales al día.

Las causas de la ansiedad al comer

Con el tiempo se pueden desarrollar leves deficiencias nutricionales, no lo suficientemente serias como para causar una enfermedad obvia, pero sí lo bastante graves como para provocar que nuestro cuerpo nos “pida” lo que le falta. La persona comienza a sentir “ansiedad” de comer, porque su cuerpo le pide los nutrientes que necesita con urgencia.

LEÉR MÁS  Puntos blancos: qué son y cómo evitarlos

Por lo tanto, si en vez de alimentarnos sanamente, con bastantes vegetales, granos integrales, legumbres, entre otros, seguimos alimentándonos con comida chatarra o súper procesada, nuestro cuerpo recibe nuevamente una cantidad insuficiente de nutrientes. Nos llenamos el estómago, pero a las pocas horas otra vez sentimos ganas de comer, aunque no tengamos hambre. Si no mejoramos nuestra dieta, con el tiempo esta situación va a empeorar en vez de mejorar.

Pasos para evitar este mal

Si tenés “ansiedad” al comer, lo primero analizar la cantidad de vegetales o verduras que consumís al día. ¿Estás comiendo por lo menos tres tazas de verduras todos los días? Si tu respuesta es afirmativa, entonces, subí la cantidad a cinco tazas. Porque tres tazas es sólo el mínimo, y tal vez necesites más.

Pero si tu respuesta es negativa, entonces tu primera tarea para solucionar el problema es comenzar a consumir lo que su cuerpo realmente necesita. Por lo menos tres tazas de verduras y dos frutas todos los días, mientras más frescas mejor. Obviamente también necesitás consumir otros alimentos, pero hacé hincapié en incluir las frutas y verduras.

LEÉR MÁS  Puntos blancos: qué son y cómo evitarlos

También hay otros factores que producen ansiedad. Por ejemplo, niveles bajos de serotonina en el cerebro, lo cual también puede estar relacionado con la dieta, entre otros factores. Hay una estrecha relación entre la ansiedad, la depresión y la nutrición.

Fuente: Revista sana

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here