Algunos alimentos están relacionados de alguna manera con la aparición y desarrollo de diferentes tipos de cáncer, por ejemplo:
Cáncer de mama

Las mujeres que tienen una dieta rica en grasas durante su vida, aun sin padecer sobrepeso u obesidad, tienen mayor riesgo de desarrollar cáncer mamario, ya que al consumir habitualmente grandes cantidades de grasa activan una hormona llamada progesterona que activa genes que provocan inflamación en la glándula mamaria. Esta inflamación puede ser un factor influyente en el riesgo de padecer cáncer de mama.

Cáncer de próstata

Aunque no está del todo clara la influencia de la alimentación en este tipo de cáncer, se cree que los hombres que consumen grandes cantidades de carne roja (de res o de cerdo) y de grasa, o quienes ingieren en exceso calcio proveniente de complementos alimenticios o del huevo, leche, queso, yogur, salmón, almendras, frijoles, brócoli, espinaca, col y sardinas tienen mayor riesgo de padecer cáncer de próstata.

Cáncer gástrico o esofágico

Se puede desarrollar por comer muchos alimentos ahumados que contienen hidrocarburos policíclicos aromáticos, sustancias que pueden ser carcinogénicas. Consumir habitualmente, y en exceso, alimentos con nitritos y nitratos, que son los ingredientes para elaborar embutidos como el jamón, tocino, salchichas, dando la apariencia del color rojo o rosado y que les dan su olor y sabor característico, también pueden llevar a desarrollar este tipo de cáncer.

Cáncer de colon y recto

Este cáncer es uno de los que más se relacionan con los alimentos que comemos ya que esta parte del cuerpo está en contacto directo con nuestra comida. Ese tipo de cáncer está asociado a dietas pobres en fibra y ricas carnes rojas y grasas principalmente saturadas, como el tocino, hamburguesas, papas fritas, manteca y en general alimentos cuya preparación requiera freírlos, capearlos o empanizarlos. Este tipo de alimentos provocan estreñimiento lo que hace que las heces fecales permanezcan en el colon y recto por más tiempo irritándolos, apareciendo los agentes carcinógenos que son sustancias producto de la descomposición de los alimentos que a su vez propician el cáncer.

Para prevenir esos tipos de cáncer y, de hecho, tener una vida más sana en general, debemos llevar una alimentación bien balanceada y evitar el consumo excesivo de los alimentos antes mencionados. También ayuda aumentar la fibra en nuestra dieta, comer frutas y verduras diariamente y tener actividad física de preferencia todos los días.
_
Dr. Omar Luja es Médico Cirujano y Homeópata. Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía. I.P.N. Cédula 7719134.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here