Según datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) más del 50% de la población mundial vive en ciudades y, en consecuencia, reduce la actividad física, consume alimentos procesados con muchas calorías y menos frutas y verduras frescas.

En la Argentina, la cantidad de gente que no hace ejercicio trepó del 46,2 al 54% entre 2005 y 2009. Además el sedentarismo entre las mujeres se incrementó del 47% al 58,5%, mientras que en el mismo período el porcentaje de obesidad aumentó del 13,9% al 17,1%. Esto implica que casi 2 millones de mujeres realizan menos actividad física y más de 500 mil tienen problemas de obesidad.

Las cifras surgen de la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR) realizada en 2009 por el Ministerio de Salud de la Nación en todo el país, en la que se entrevistaron a 19.704 mujeres mayores de 18 años, y a 15.028 varones.

La inactividad física está cada vez más extendida en muchos países, y ello repercute considerablemente en la salud general de la población mundial y en sus factores de riesgo, como la hipertensión, el exceso de glucosa en la sangre o el sobrepeso. Se estima que la inactividad física es la causa principal de aproximadamente 25% de los cánceres de mama y de colon, 27% de la diabetes, y aproximadamente un 30% de las cardiopatías isquémicas.

Según la OMS, la inactividad física es la cuarta causa de muerte por enfermedades no trasmisibles (ECNT) en todo el mundo (cardiopatías, accidentes cerebrovasculares, diabetes y cáncer) y contribuye a provocar más de tres millones de muertes evitables cada año y está relacionada directamente con la presión sanguínea alta, niveles elevados de colesterol y glucosa como así también en la obesidad infantil y adulta.

Con un poco de esfuerzo y políticas públicas compartidas podemos entre todos revertir esta tendencia. Incrementar la participación de la población en general en la actividad física es una prioridad en casi todos los países de alto y mediano ingreso y está emergiendo también como una prioridad en los países de bajo ingreso experimentando en la actualidad rápidas transiciones sociales y económicas.

”La Carta de Toronto para la Actividad Física” (mayo 2010) describe los beneficios directos y co-beneficios para la salud derivados de invertir en políticas y programas cuyo objetivo es incrementar el nivel de actividad física. Estas inversiones contribuirán a mejorar la calidad de vida y los entornos en los que vivimos.”

Las siete inversiones para promover la actividad física

(Carta de Toronto 2010, Un llamado Global a la Acción, OMS, GAPA

Global Advocacy for Physical Activity)

1- Programas escolares integrales.

2- Políticas y sistemas de transporte que den prioridad a los desplazamientos a pie, en bicicleta y en transporte público.

3- Normativa e infraestructura de diseño urbano que permitan un acceso equitativo y seguro para la actividad física recreativa y fomenten los hábitos de caminar e ir en bicicleta por motivos recreativos o de transporte a lo largo de toda la vida.

4- Actividad física y prevención de las ECNT integrados a los sistemas de atención primaria de la salud.

5- Educar a la población, utilizando también los medios de comunicación para concientizarla y modificar normas sociales en materia de actividad física.

6- Programas dirigidos a la comunidad en que participen diversos entornos y sectores y que movilicen a la comunidad y a sus recursos y los integren.

7- Sistemas y programas deportivos que promueven el deporte social y fomentan su práctica en todas las etapas de la vida.

Recomendaciones actuales para la práctica de actividad física

* Realizar por lo menos 30 minutos de actividad física diaria, de intensidad moderada, en forma continua o acumulada, proveen grandes beneficios en la salud de los adultos.

* Para prevenir el aumento de peso en el contexto de la sociedad moderna pueden requerirse 60 minutos diarios de actividad física.

* Para reducir de peso pueden requerirse acumular 90 minutos diarios de actividad física.

* En los niños de edad escolar se recomienda 60 minutos diarios de actividad física y una carga horaria en las escuelas de 150 minutos semanales.

Consejos para moverse más

En el trabajo:

1. Bajate del colectivo o del tren una parada antes de llegar a destino y caminá

2. Estacioná un poco más lejos de la entrada

3. Si tu ciudad está adaptada, desplazate en bicicleta

4. Utilizá las escaleras en lugar del ascensor

5. Cambiá de postura cada 20 minutos

6. Levantate y caminá mientras hablás por teléfono. Mandá menos e-mails y visitá más el escritorio de tus compañeros

7. Da un paseo con tus compañeros durante la hora del almuerzo. Caminá hasta el restaurante más cercano y mantente activo al mediodía

8. Estirá las piernas, rota los tobillos y contraé y estirá los pies mientras estás sentado

9. Haz ejercicios con los hombros y el cuello cuando estás delante de la computadora

10. Para tu espalda, mueve la columna hacia delante, hacia atrás y a los lados

11. Levantá las rodillas cuando estés sentado

12. Contraé el abdomen durante unos segundos de vez en cuando; te ayudará a mantener una mejor postura

13. Caminá por la oficina o el pasillo mientras se descarga un archivo pesado.

14. Ordená los estantes de tu oficina una vez cada tres meses

15. Organizá un torneo deportivo interno con tus compañeros de trabajo

En tu casa:

1. Bañá a tu mascota

2. Plantá en tu casa un pequeño jardín

3. Dedicá menos de 2 horas al día a la televisión y/o los videojuegos

4. Elongá antes y después de dormir

5. Practicá un poco de jardinería, o dedicá tiempo a cuidar las plantas

6. Transformá las tareas domésticas en divertidas

7. Subí y bajá las escaleras

8. Tratá que tus juegos sean activos

9. Escondé cosas y juega a ”descubrir el tesoro” con tus hijos.

10. Pedaleá en una bicicleta fija mientras lees un libro

11. Ordená tu armario o ese viejo baúl

12. Poné música, canta y baila

13. Levántate una hora antes para hacer ejercicio en casa o salí a correr

14. Hacé abdominales

15. Da un paseo después del almuerzo o la cena

16. Jugá con tus hijos a la escondida

17. Cambiá la decoración de tu casa

18. Pintá tú mismo las paredes o las puertas

19. Si tenés espacio, creá tu propio gimnasio.

Por: Gustavo Moreno, coordinador del Programa Nacional de Actividad Física para la Salud, Secretaria de Deportes de la Nación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here