Acné en la espalda: cinco causas y sus soluciones

Productos, manías, genética o simplemente descuidos que nunca habías pensado que afectaban tu piel

1. Usás productos que tapan los poros

Tu crema corporal, aceites para masaje, bloqueador solar o simplemente tu acondicionador de pelo, forman una capa que no deja que tu piel respire.

La solución:

Cuando enjuagues el acondicionador de tu pelo no lo hagas en tu espalda, hazlo de frente, sin que toque tu rostro, agachándote bajo la regadera. Usá un bloqueador solar de toque seco, que sea libre de aceite. Cuando hace calor no uses crema, sino loción, corporal, ya que es más ligera. Por otro lado, si tomás un masaje, procurá bañarte o ir al salón de vapor al menos media hora, para que toda sustancia se evapore.

2. Usás ropa irritante

Muchas veces no te das cuenta de que los materiales sintéticos como el nylon, aunque cómodos para hacer ejercicio, junto con la fricción y la transpiración, causan brotes en la espalda, en especial en la zona que cubre tu top deportivo.

LEÉR MÁS  El 10,2% de la población argentina tiene alguna discapacidad

La solución:

Debés bañarte inmediatamente después de una rutina intensa de ejercicio, sin excepción. Además, dejarte puesta la ropa del gym por largo rato es garantía para que tu piel se dañe.

3. Tenés predisposición genética al acné

Si tu familia tiene antecedentes de piel grasa, no te sorprendas si tienes brotes en distintas partes del cuerpo.

La solución:

Las mejores maneras de taclear a la genética son la disciplina y la correcta elección de productos, así que elegí un jabón que contenga ácido glicólico o salicílico, ya que son menor agresivos y secantes que una crema que debas aplicar cada noche.

4. Tu dieta no contribuye a una piel sana

LEÉR MÁS  El 10,2% de la población argentina tiene alguna discapacidad

Sos lo que comés, así que sería bueno que dejes de lado las hamburguesas y la comida chatarra.

La solución:

Muy fácil: llevá una dieta balanceada. Comé frutas y verduras en cantidades suficientes y varias veces al día, reducí la cantidad de carne roja, y sobre todo, trata de consumir las cantidades mínimas de azúcar refinada, jarabes vegetales y harinas.

5. No lavás bien tu espalda

Muchas veces, cuando te bañás, tendés a olvidar que lavar y exfoliar de forma adecuada esta parte del cuerpo es esencial para evitar brotes.

La solución:

Como es una de las zonas más propensas a tener acné, lo mejor es que la trates como si fuera tu cutis, así que buscá un jabón adecuado y un exfoliante suave de uso diario, de preferencia con base de agua y ácido láctico.

Fuente: Cosmopolitan

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here