Si la parte de ser mamá que has entrenado menos es la de la diversión, te daré algunos tips para ser una mamá más divertida que yo misma he intentado y puedo asegurarte que funcionan.

#1 Juega bromas con ellos

¿Qué tal si se alían y le juegan una buena broma a papá? Les encantará que seas parte de una travesura con ellos.

#2 Imagínate que tienes su edad

A veces es bueno olvidar la burbuja de ser adulto, recordar fechas, correr para hacer las cosas, cumplir con las obligaciones… ¡Uf, qué complicado!

No solo les hará bien a los niños que pienses que eres una niña más, sino también a ti. ¡Y la diversión fluirá por si misma!

#3 Usa más la imaginación

Si hay algo admirable en los niños es su poder para imaginar y qué lindo que es pensar en cosas imposibles, ¿no?

No solo hace que la vida sea más divertida y menos monótona, sino que lleva a la mente a lugares reconfortantes.

#4 Incluye a los niños en lo que hagas

A veces es muy difícil compartir momentos con los chicos por todo lo que tenemos que hacer, ¿verdad? Pero no tienes que dejar de hacer nada para pasar tiempo en familia, trata de incluirlos en lo que puedas.

En el supermercado ayudan a llevar el carro, en el coche ponen música para el viaje, ayudan a preparar la cena… ¿qué más se te ocurre?

#5 Inventa personajes

Tengo una amiga que tiene una relación genial con sus hijos y algo que siempre me ha llamado la atención es que, hasta para regañarlos, ella se pone en la piel de un personaje distinto.

A veces es una malvada bruja, a veces es una anciana buena, a veces es una dulce niña… ¡Tendrías que verla cambiando la voz y los gestos! Súper divertido.

#6 Sonríe

En vez de poner esa cara de “se va la hora y tengo mil cosas que hacer” cuando los niños te cuentan qué sucedió en el colegio, elige sonreír.

En definitiva, vinimos a este mundo a ser felices. Pues, la sonrisa es una buena forma de comenzar a serlo.

#7 Cámbiale el nombre a las cosas

En vez de decirle a los niños “vamos, apúrense” cuando estamos en ese pleno caos matutino en que parece imposible llegar en hora al colegio y al trabajo, a mí me gusta utilizar un recurso diferente: les pido que se conviertan en gacelas, animales súper rápidos. ¡A ver esas gacelas cómo se mueven!

#8 Haz actividades divertidas con ellos

Mirar una película de Disney con palomitas, salir a pasear al perro, jugar un juego de mesa con los abuelos, tomar un helado y ensuciarse, hacer una búsqueda del tesoro.

Dales a tus hijos lo que es más valioso: el tiempo, porque ya no lo recuperas.

#9 Pasa un día completo sin gritar

¡Gran desafío! Ponte a prueba un día y trata de no levantar la voz ni una sola vez, verás que podrás encontrar una forma mucho más bella de poner límites y corregir.

Ahora sí que sabes cómo ser una mamá más divertida o, al menos, tienes por dónde empezar. ¿Qué tal si compartes este artículo para que más mamás se contagien de diversión?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here