El perfecto jardín

Los días cálidos y también más largos nos invitan a estar afuera y disfrutar al aire libre. Del dossier de nuestra edición de noviembre traemos este espacio maravilloso. Una superficie más que generosa les permitió a los dueños de casa, un matrimonio con dos hijas chiquitas, proyectar un jardín con espacios pensados para distintas situaciones, una más placentera que la otra.

Comer a la sombra

Los muebles más livianos, como estos sillones o los ‘Acapulco que están más abajo, se van corriendo para buscar la sombra o estar cerca de las chicas mientras juegan.

Cheesecake de maracuyá (Nambakery). Sobre el césped, mesa y sillas de hierro, heredadas. Mate 'Mestizo', de cerámica y madera de lenga (Altoestudio Tienda). Termo de acero (Stanley).

El jardín tiene colores diferentes en cada momento del año y especies clásicas que se mantienen fácilmente y permiten saber con solo mirarlas en qué estación del año estamos.

Texturas diferentes

Un cerco de buxus define el espacio y marca la entrada en este lugar con suelo cubierto con piedra bínder de dolomita. En el resto del jardín, especies de fácil mantenimiento: acanthus, calas, hortensias, azaleas, helechos, entre otras.

Bancos curvos 'Trapecio' en madera de lapacho (Simpla Muebles).
En torno de la pileta se colocaron plantas de floración estival, que es el momento en que más se usa ese sector.La galería

Lo primero que se ve al entrar en la casa es la galería, y es la mejor bienvenida. El living con sillones profundos y confortables anima a quedarse aquí.

Mesa hecha con maderas recuperadas y sillones enfrentados con tapizado impermeable (todo de Simpla Muebles). Almohadones de yute tejidos en macramé (Vero Alessandrini). Manta con flecos (Huitrú). Sobre la mesa, mulitas de cerámica con cactus y suculentas (Salazar Casa).

Para integrarlo, el piso de la galería (SBG) es el mismo que el del living. La pérgola de madera tiene techo de vidrio, para que el espacio se pueda disfrutar con cualquier clima (ni la lluvia los detiene).

El patio

Piso de damero (Moltrasio). Banquetas (Manifesto). Cuadro (Helen Coelho). Guirnaldas (Pepe Iluminación).Sobre la mesa, maceta de cemento (Rama Diseño Verde).

El patio con un tilo maravilloso es el corazón de la casa, porque se ve desde todos los ambientes. La familia tiene ciertos rituales para celebrar su jerarquía, como encender la guirnalda de luces todas las noches.

Bandeja y compoteras escamadas en cerámica (Agustina Cerato). Frutos secos (Cynthia Silvana Guirlli). Jalá y nudos (Oh! Jalá). Repasadores de lienzo lavado y tussor (Petite Margot). Cuchilla comprada en viaje a Tandil.

Además de descansar sobre el verde, la vista agradece la coherencia en los materiales que se mantienen en todos los espacios: distintos tipos de madera, hierro, color negro y óxido. Esto también ayuda a relajarse.

El patio de la morocha. Eso dice el azulejo que dejaron los dueños anteriores, tal vez músicos, y que los actuales decidieron mantener. En el banco, manta de hilo con flecos (Cosa Bonita).

La parrilla mantuvo su lugar original. Cuando no se usan, los bancos curvos de lapacho se acercan a la mesa redonda y son casi imperceptibles (Simpla Muebles). «Cuando las chicas no están y nos quedamos solos, cenamos en el patio. Es como salir a comer afuera, bajo las estrellas, pero dentro de casa», cuenta Ana.

LEÉR MÁS  Cada ambiente cuenta una historia en el depto de una artista de alma

En verano, el fogón (Biofogones Design) también se usa para preparar algo sobre la plancha y comer en el jardín. Fanales (Velas de la Ballena).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here