Según una comunicado publicado por la página de búsqueda de empleo Monster.com, en México el 81% de las personas desearían cambiar de trabajo en este año. Pero la realidad es que en esta economía, un trabajo, aunque no sea el ideal, es algo que queremos conservar. Por eso aquí van unos consejos para sentirte mejor con tu empleo, pues aunque no puedes controlar el humor de tu jefe o la actitud de tus colegas sí puedes controlar tu felicidad.

 

1.- Recuerda que no tienes que decir sí a todo. Has llegado lejos porque eres emprendedora, dices que sí siempre, tomas en tus manos cada nuevo proyecto que proponen. Eso está bien, pero también debes saber cuando parar. Si hay algo que te piden que te hace sentir sobrecargada o estresada pide tiempo para pensarlo antes de decidir.

 

Se vale decir no o reconocer que no puedes con todo. En caso de aceptar, entonces tu propón las condiciones de tiempos de entrega y pide apoyo de algún colega de confianza de manera que te sientas más cómoda. Te sentirás más feliz tomando el control y dándote un tiempo para pensarlo antes de tomar decisiones apresuradas de las que quizá te arrepientas después.

 

2.- Comienza por lo que menos te gusta hacer. Si por la mañana tienes miles de pendientes haz una lista de prioridades. Después, enuméralas de lo que más quieres hacer a lo que menos. Entonces empieza a trabajar por el final de la lista. A veces es bueno comenzar por aquello que no te entusiasma y dejar lo mejor como postre. Esta es una buena forma de incentivarte a pasar por un día difícil.

 

3.- Si ya no puedes con el estrés sal a caminar 5 minutos o estírate un poco. El ejercicio es una forma de estabilizar tu humor. El darte un “tiempo fuera” para respirar y ver otro panorama te puede ayudar a liberar algo del estrés negativo que se genera dentro de la oficina. Incluso la luz del sol puede ayudarte a elevar el ánimo.

 

4.- Trata de buscar un sentido mayor a lo que estás haciendo. Quizá no estés pasando por tu mejor momento, quizá tu trabajo parece no tener ningún sentido a primera vista, pero tienes que hacerte afirmaciones positivas. Trabajas para dar una mejor educación a tus hijos o tu trabajo de alguna forma ayuda a hacer feliz alguien más, también es posible que estés aprendiendo algo o que creas que es un escalón para llegar más alto. Intenta pensar en las cosas buenas que te trae tu empleo pues siempre es más fácil resaltar lo negativo. Ver las cosas positivas te ayudará a encontrar algo de fuerza para pasar los momentos más estresantes.

 

5.- Sonríe. Procura tener en tu escritorio o cerca de ti cosas que te recuerden las cosas buenas de la vida, a tu familia o tu novio o algunas buenas vacaciones. Cuando creas que no puedes más, ver esto te recordará que no todo en la vida es trabajo. A su vez esto te hará sonreír y como ya hemos platicado una simple sonrisa, aunque sea en principio forzada, puede cambiar tu forma de ver un mal día. Una sonrisa genera endorfinas que te harán sentir más feliz, además una sonrisa en contagiosa y eso puede relajar un ambiente tenso en la oficina.

fuente: ar.yahoo.com

Y tú, ¿que otras cosas hacer para sobrevivir un mal día de trabajo?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here