#1 No curan todo

Una de las cosas que debes saber sobre los antibióticos –probablemente la más importante– es que no curan todas las enfermedades: solo son efectivos cuando se trata de una infección bacteriana; no te ayudarán en nada cuando tienes un virus.

Debes saber también que la mayoría de las infecciones que sufrimos son víricas; por eso, si tu médico te dice que no necesitas antibióticos, hazle caso y no consumas un medicamento que no te beneficiará y que puede tener efectos secundarios.

#2 Hay bacterias resistentes a los antibióticos

Usar antibióticos a menudo aumenta el riesgo de crear bacterias resistentes a estos medicamentos. El problema de este tipo de bacterias es que son difíciles de tratar y pueden llegar a ser muy peligrosas para nuestra salud.

Por eso, lo mejor que puedes hacer es consumir antibióticos solo cuando sea estrictamente necesario, y seguir tomando la cantidad prescrita por el tiempo dicho por el médico, incluso si te sientes mejor. Frenar el consumo de antibióticos antes de que la bacteria se elimine por completo puede generar resistencia.

#3 Los antibióticos destruyen las bacterias buenas

Antibiótico significa “contra la vida”, y por ende, no son selectivos, por lo que eliminarán las bacterias buenas y malas. Si bien matar a las bacterias dañinas es necesario, es malo eliminar a las buenas que viven en tu intestino, por ejemplo. Estas bacterias son las encargadas de producir algunas vitaminas, eliminar los hongos dañinos y permiten al sistema inmune funcionar correctamente. Si no las posees, puedes desarrollar diarreas, mala absorción y falta de nutrientes.

Otra razón más para consumir los antibióticos únicamente si es necesario; y consumir un suplemento probiótico cuatro horas después del consumo de uno de estos medicamentos.

#4 Bajan la inmunidad

Irónicamente, consumir antibióticos te hace más propensa a enfermarte, ya que debilitan el sistema inmune. Los antibióticos no permiten que el sistema inmune funcione correctamente, ya que no permite que se generen todos los anticuerpos necesarios que el organismo produce al enfermarnos; de esta forma, el sistema inmune no es capaz de luchar contras las enfermedades.

La otra razón la explicamos en el punto anterior: los antibióticos matan las bacterias buenas que tenemos en los intestinos, necesarias para mantener fuerte el sistema inmune. Como verás, es un círculo vicioso.

#5 Generan reacciones alérgicas

Se suelen prescribir con bastante normalidad, pero los antibióticos pueden causar en muchas ocasiones reacciones alérgicas. Puedes ser alérgico a cualquier antibiótico, y las reacciones pueden o no ser graves.

En caso de que sea grave, puede causar una inflamación de la garganta al punto de cerrarse; pero también podemos tener sarpullidos. Es importante leer bien el prospecto al comprar el antibiótico en la farmacia, y si tenemos cualquier reacción alérgica, consultar con un médico.

Sin duda alguna, estos son hechos fundamentales que debes saber sobre los antibióticos. Con esto no decimos que sean malos: pueden ayudarnos a curar un montón de infecciones, pero siempre y cuando los usemos responsablemente. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here