4 tratamientos estéticos para hacer en otoño

Porque los cuerpos del verano se construyen en invierno, como reza la frase, que no por vieja pierde sentido.

Con la llegada de los primeros fríos, las preocupaciones estéticas pasan a segundo plano, pero, en realidad, se trata del momento óptimo para poner manos a la obra. Es que, como asegura la frase, “los cuerpos del verano se construyen en invierno”.

Por un lado, muchos procedimientos estéticos requieren de meses para ver resultados, mientras que otros, como aquellos que combaten manchas, solo se pueden realizar cuando la radiación solar es menor.

1- Infini: para ponerle fin a la flacidez

La radiofrecuencia pixelada introduce un calor controlado en la dermis y logra, de esa forma, que los tejidos se renueven y se tensen. “Es ideal para trabajar sobre todo el tercio inferior del rostro: la flacidez de esa zona, la pérdida del contorno facial y las arrugas peribucales”, indica la médica dermatóloga Irene Bermejo.

Se trata de un dispositivo que posee 49 microagujas que se introducen de forma simultanea en la piel, “es una técnica simple, poco invasiva, poco molesta y totalmente ambulatoria. Si la flacidez es muy marcada y se necesitan tiempos de calor prolongado, el paciente puede estar cinco o siete días colorado y sentir una leve molestia, pero con maquillaje puede volver a su vida normal”, señala la especialista.

El otoño es un momento óptimo para poner manos a la obra y hacer diferentes tratamientos estéticos.

Al quedar “lesionada”, la piel no debe exponerse al sol, ya que de lo contrario se mancharía. Por eso, cuando se realiza en rostro hay que esperar al otoño y utilizar siempre protector solar.

Según indica Bermejo, “el Infini también está indicado para tratar la flacidez en abdomen y flancos, pero como esas partes del cuerpo están cubiertas, la curva de tiempo en la que se puede realizar el tratamiento es más larga”.

LEÉR MÁS  Nueva reducción de sodio en alimentos procesados

Se recomiendan tres sesiones con una frecuencia mensual. Además, se puede complementar con otras terapias como el plasma rico en plaquetas o las enzimas recombinantes.

2- Coolsculpting

Con dieta, las células grasas -adipocitos- reducen de tamaño, pero no se van, por eso en cuanto se abandonan, los kilos perdidos aparecen otra vez. Hoy en día, existen sistemas no quirúrgicos para eliminar esas células y que no vuelvan. Uno de ellos es Coolsculpting, que actúa mediante la criolipolisis.

“Se puede realizar en abdomen, flancos, piernas, papada, espalda, pantalón de montar, etc. Hay que evaluar cada caso y también depende de la zona a tratar, pero, en general, se reduce alrededor de un 40% grasa”, señala el Dr. Mario Fuks, director Médico de M&D Dermacycle.

La mayoría de las veces una sesión es suficiente, es posible repetirlo en caso de que sea necesario.

Se aplica un cabezal en la parte del cuerpo a tratar que genera un enfriamiento controlado a fin de destruir las células grasas sin dañar la piel ni los tejidos.

Luego del tratamiento, se produce una inflamación que puede resultar molesta y durar varias semanas. Además, los resultados son graduales y el pico máximo de mejoría se alcanza recién a los tres meses. Motivos suficientes para que el otoño sea la mejor época para elegir este tratamiento.

3- Láser de Alejandrita: para eliminar manchas

Cualquier láser sensibiliza la piel y la inflama, eso hace que al exponerse al sol pueda mancharse. “Por eso, lo indicado es realizar tratamientos con láser en otoño, cuando el sol empieza a retirarse. Además, en primavera o verano está la tentación de exponerse a la luz solar y es más difícil cuidarse”, explica la doctora Valeria López Mecle, directora del centro de estética Bioaurea.

LEÉR MÁS  Nueva reducción de sodio en alimentos procesados

Según indica la especialista, lo mejor para eliminar las manchas es el láser de Alejandrita, “en una sola sesión se pueden sacar manchas. Además, se mejoran todos los efectos del fotoenvejecimiento, actúa sobre las dilataciones de los vasos y repara el colágeno y la elastina”.

Se pueden realizar entre 1 y 4 sesiones por año, el procedimiento es mínimamente doloroso y no requiere recuperación.

4- Harmony Pro: para un mejoramiento general de la piel

El envejecimiento es un combo que viene con más de una manifestación: manchas, arrugas, flacidez, etc. Harmony Pro es un equipo que permite atacar todos esos problemas al mismo tiempo.

“Combina diferentes tecnologías, por eso tiene la ventaja de ofrecer un abordaje integral del paciente, con resultados buenos y armoniosos”, señala la Dra. María Carolina Schneider, directora Médica de Libelle Estética y especialista en cirugía plástica y reparadora.

Hace unos años que Harmony forma parte del abanico de tratamientos disponibles, pero esta última plataforma, la Pro, trae un nuevo cabezal, el “clear lift Q switched”, que es un láser fraccional que produce un remodelado del colágeno sin dañar la capa superficial de la piel. “Trata múltiples patologías como melasma, cicatrices, acné y tensado cutáneo”, cuenta Schneider.

Las sesiones son mensuales y se indican entre 3 y 5 según el caso. Al finalizar el tratamiento queda un leve eritema -enrojecimiento- que se va 2 o 3 días después.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here