2014: Que tu dieta no te robe energía

Si bien el agotamiento es propio del fin de año y hacer un nuevo régimen podría producir cambios en el metabolismo, en realidad los que pueden llegar a propiciar cansancio son los alimentos que incorpores a tu dieta y cómo armes la misma. “La comida es el combustible de nuestro cuerpo y lo que comemos impacta directamente en el funcionamiento y desempeño de nuestro organismo”, explica Cindy Moore, directora del Centro de Nutrición de la Clínica Cleveland al portal especializado en salud, WebMD. Por eso, a continuación encontrarás una serie de consejos para que logres, a través de sutiles modificaciones en tu dieta, un gran impacto en tu silueta ¡y obtengas energía de sobra!

La primera comida del día. Seguro has oído la frase: “Hay que desayunar como un rey, almorzar como un príncipe y cenar como un mendigo”. El desayuno es muy importante pues te brinda la energía que necesitas para afrontar el día. Además, de acuerdo con WebMD, mejora el estado de alerta y concentración, evita que comas en exceso durante el día y ayuda a prevenir la obesidad, la diabetes y enfermedades del corazón.

Lo que ingieres en tu primera comida del día también es importante para evitar el cansancio crónico: El doctor David Katz recomienda en la revista especializada en salud, Health, incorporar fibras solubles que las encuentras la avena, la cebada y las nueces. Asimismo, el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés) sugiere optar por frutas, omelettes de verdura o una rodaja de pan integral tostado con mermelada baja en grasa.

Comer regularmente. El principal enemigo de las dietas es “no comer” y por ello, pasar por alto las comidas. De acuerdo con WebMD: “Una dieta bien equilibrada a lo largo del día representa una fuente esencial de energía sostenida”. Además, Dee Sandquist, vocero de la Academia de Nutrición y Dietética explica al portal mencionado, que las personas incorporamos energía de distinta manera: algunos la obtienen con varias comidas pequeñas durante el día, mientras que otros prefieren el concepto de tres comidas al día. Por su parte, el NHS indica que, si comes regularmente, tu cuerpo sabe cuándo será la próxima comida, aprende a manejar la sensación de hambre y mantiene tus niveles de energía.

Beber agua. Según WebMD, el líquido ayuda a controlar la temperatura corporal a través del sudor, mueve el alimento a través del intestino y lubrica las articulaciones. Además, es un ingrediente esencial en la producción de moléculas de energía. ¿Cuánto debes tomar? De acuerdo con dicho portal, el Instituto de Medicina de Estados Unidos recomienda que las mujeres obtengan aproximadamente 11 vasos de agua por día proveniente de los alimentos y las bebidas y los hombres cerca de 16 tazas al día. Esto puede parecer muchísimo líquido, pero el 20% proviene de los alimentos y el otro 80% del agua potable y otras bebidas. Además, beber agua ayuda a sentirse saciado, por lo que puede contribuir a evitar que comas de más.

¿Muy pocos carbs? Sí, sabemos que los carbohidratos gozan de mala reputación pues inmediatamente pensamos en pasteles, donas y dulces. Pero hay otros alimentos muy saludables que también aportan este nutriente. “Los carbohidratos son la fuente de energía preferida del cuerpo”, señala a WebMD, Dave Grotto, director de nutrición en el Centro Integral de Cuidado contra el Cáncer, y agrega. “Las dietas bajas en carbohidratos en un principio aumentan la energía, pero la agotan a largo plazo”.

La mejor manera de maximizar el potencial del cuerpo, según el portal mencionado, es ingiriendo una combinación de hidratos de carbono complejos y simples. Los primeros son de combustión lenta y debemos comerlos en mayor cantidad. Los encuentras en los granos enteros y en las verduras con almidón como la papa, la calabaza y la zanahoria. Sin embargo, no debes ignorar los hidratos de carbono simples, que se queman rápidamente, como los que se encuentran en las frutas, verduras y la miel y proporcionan una fuente inmediata de energía.

Toma en cuenta estos consejos para tu dieta y evita que tu objetivo de perder peso ¡te robe energía!

Fuentes : portal WebMD, revista Health, portal del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here