Eres una mujer libre, independiente y madura que sabe lo que hace y por qué lo hace.

1. Ponerse a sí mismas en primer lugar

Ponserse a una misma en primer lugar no es egoísmo, egoísmo es ocupar todos los lugares de la lista. Esto es válido para los dos sexos, pero a la mujer se le suele pedir que siempre haga cosas por los demás (los hijos y el marido, por ejemplo), haciéndola sentir culpable cuando hace algo para sí misma.

2. Las cosas que comen (y la cantidad)

Esto pasa sobre todo cuando la comida no es “saludable”. Puedes escuchar dos cosas: “¡No comiste nada! ¿Estás a dieta? ¡Comé más!” o “¡¿Te vas a comer todo eso?!”. Hay personas que piensan que el default de alimentación de una mujer es “dieta”. NO.

3. Tener una alimentación sana es por salud, no por perder peso.

Por alguna razón, las personas tienden a ser escépticas sobre el hecho de que una mujer en realidad sólo quiera tratar bien a su cuerpo y no estar perpetuamente preocupada de su peso.

4. No querer tener hijos

Una mujer no se define por si es madre o no, la maternidad es una construcción social, no un instinto.

5. Querer tener hijos

Si eres joven y quieres tener hijos, probablemente te sometan a un interrogatorio, similar al de las mujeres que no quieren tenerlos nunca, pero con preguntas del tipo “¿no quieres viajar antes de ser madre?” o “¿no te gustaría tener primero una carrera?”. Mientras conozcas las consecuencias y responsabilidades que conlleva la maternidad, la decisión del momento es tuya.

6. Tener o no sexo y en qué medida.

No tiene por qué haber una razón de por qué te acostaste con alguien más que porque tenías ganas de hacerlo ni tampoco tiene que haber explicaciones complicadas para el hecho de que hayas decidido no tener relaciones sexuales. Tu vida sexual es tuya.

7. Disfurtar de los denominados “placeres culposos femeninos”.

No tienen que ser placeres “culpables”, pueden ser sólo placeres. Puedes disfrutar de pintarte las uñas, usar un vestido y ver una comedia romántica adolescente mil veces sin caer en estereotipos. Haz lo que te dé felicidad.

8. “Verte mal hoy”

Si saliste de tu casa sin arreglarte y te encuentras con alguien, no tienes que pedir disculpas o justificarte.

9. El peso

Si estás o no saludable lo decidirá un médico. No el resto.

10. La cantidad de maquillaje usado en un día determinado.

Si quieres estar al natural, hazlo. Si quieres pintarte los labios de rojo y ponerte pestañas postizas, también: tu cara, tus reglas.

11. La elección de la ropa

No tienes que decir que usás calzas “porque son cómodas” o un vestido muy corto porque “quieres salir a conocer hombres”. La ropa que eliges ponerte no requiere ninguna explicación y no tienes que dejar que otras personas te presionen a sentir eso.

12. Las emociones

No tienes que pedir perdón por sentir algo o expresar algo que en realidad sientes. La gente que te juzga por ser un ser humano y tener emociones, es la que debe pedir disculpas.

13. No querer casarse

No, no es el sueño de toda mujer.

14. Decidir ser una madre trabajadora

Si tienes hijos y no quieres abandonar tu carrera y mantener tu independencia económica, nadie tiene por qué juzgarte por ser una “mala madre”.

15. Decidir ser una madre que se queda en casa

No es machista renunciar a tu trabajo porque sientes que es mejor para ti y tu hijo que te quedes en casa, es machista hacerlo porque así lo exige la sociedad, pese a lo que quieras o no hacer.

16. Pasar los “plazos sociales” de las cosas

¿A quién le importa si tienes 35 años y sigues igual de soltera que hace 15? No tienes que dar excusas de por qué no estás casada o con hijos a determinada edad. Cuando aceptás la narrativa de otra persona, es porque no te estás escuchando a ti misma con la claridad suficiente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here