Una agencia de publicidad argentina trabaja, desde hace cuatro años, con Netflix a nivel Latinoamérica y tiene a su cargo al famoso presidente.

Frank Underwood es un presidente manipulador, capaz de tomar cualquier atajo con tal de ganar y al acecho para conservar el poder a cualquier precio. Sin embargo, el control absoluto de su Twitter cayó en manos de… cuatro argentinos.

Sucede que cada vez que el presidente –en la serie House Of Cards- tuitea, detrás están los creativos de la agencia Circus, con sede en Buenos Aires, Madrid, Los Ángeles y México D.F., y con una cartera de clientes que también incluyen a Spotify, Quilmes, Arcor y Warner.

“Desde la Argentina pensamos los contenidos particulares, los contenidos de lanzamientos de series como House of Cards u Orange is the New Black. Tenemos una dinámica de trabajo muy aceitada y por eso salen cuestiones donde podés aprovechar la coyuntura”, cuenta Seto Olivieri, uno de los socios de Circus. Cuando habla de coyuntura se refiere a la escucha entre Cristina Fernández y Oscar Parrilli, donde la ex presidenta tilda de “pelotudo” al ex secretario General de Presidencia y luego titular de la AFI (la ex Side).

A partir de allí, la agencia se puso en acción y realizó un GIF para Twitter donde el propio Frank Underwood se hace eco de la conversación. “No es que tenemos una fórmula de seguir qué es tendencia y qué no, pero sí hay una parte formal de estar viendo dónde está la conversación y los temas de los que habla la gente”, cuenta Olivieri y agrega: “Hacemos un trabajo constante con un equipo de Circus que todo el tiempo ve qué oportunidades hay en la charla general en redes. Pero el formato del tono lo vemos con Netflix, aunque el cliente nos tiene que dar sí rápido, porque si no se pasa el momento”.

En ese sentido, asegura: “Tenemos un canal fluido con Netflix en Los Ángeles, y el contacto es diario respecto de ideas y cuestiones que estamos haciendo. Y en casos así, tenemos el teléfono rojo de Netflix (risa). Sabemos con quién hablar y ellos saben que cuando proponemos es para hacerlo o no. Sin vueltas”.

La agencia tiene 11 años de vida. Nació de la mano de Bruno Lambertini (dirige la operación de Los Ángeles) y de Luis Alonso (ahora en Madrid). El tercero en esa formación original fue Ignacio Liaugat (hoy, en México D.F.), y finalmente, se sumó Olivieri.

Si bien la cuenta de Twitter de Underwood es un éxito, Olivieri alerta sobre el efecto ‘doble filo’. “Muchos podrían creer que cualquier cosa de Frank Underwood funciona en Twitter. Pero el secreto es tener cuidado al arma de doble filo de cebarte y hablar más de la cuenta. Es un personaje comprobado y exitoso y sólo hacemos cosas cuando tiene sentido hacerlo”, advierte el publicista y asegura al mejor estilo House of Cards: “Nosotros no queremos que tenga una connotación política. No estamos a favor de nadie”. Por ejemplo, con el tuit sobre la conversación de CFK y Parrilli rigió la misma lógica. “Nosotros la tomamos para tuitear pero no para tomar una postura. Agarramos la frase y nos damos cuenta que es un guiño divertido de Underwood. Después hay que graduarlo, porque está la famosa grieta y te pueden salir a criticar, pero ya son miradas más tendenciosas de ambos lados. Netflix no toma partido político en ningún lado, nos sumamos con humor”, dice.

En ese sentido, recuerda el día en que Frank Underwood le tuiteó a Federico Pinedo, quien ejerció brevemente la presidencia tras el vacío legal entre la salida de Cristina y la asunción de Mauricio Macri. “En su momento, le tuiteamos a Pinedo y nos contestó. No lo teníamos arreglado con él ni nada, pero lo que se le generó a Pinedo es una conversación. A partir de ahí, Pinedo, con un gran sentido del humor que parece tener, nos contestó”, recuerda.

Otro de los trabajos recordados de la agencia fue Moria Casán actuando en un video para la serie Orange is the New Black. El antecedente de Moria presa en una cárcel de Paraguay disparó la idea.

Detrás hay, cabe recordarlo, un trabajo de likes, retuits y favoritos, aunque el publicista aclara que Netflix no corre detrás de las métricas. “Las métricas se miran y se atienden, pero no hay una obsesiva búsqueda por el retuit o el like como si ese es el único parámetro de éxito. Es equilibrada la búsqueda de la marca”.

No es el primer cliente de peso que tienen en la agencia. Spotify es otro de los ejemplos, con los cuales realizaron la lista de reproducción “No te vayas, Lío”, tras la partida de Messi de la Selección Argentina.

Otro caso fue “El Pibe de los Cajones”, la desgraciada historia de un repartidor de Quilmes que volcó todos los cajones de su reparto y que, a través de una campaña digital, lograron encontrarlo y premiarlo pese a su fallo.

La campaña de “El Pibe de los Cajones” resultó más provechosa de lo que cualquier empresa hubiese imaginado. La movida para dar con el repartidor copó todos los medios de comunicación, que una y otra vez nombraron a Quilmes. Es decir que la empresa logró tiempo de aire en televisión y radio sin haber puesto un solo peso. Todo el espacio en medios que logró -gratis- Quilmes fue de US$ 150 mil.

Por su parte, el caso de Arcor tuvo un “toque retro” para los que crecieron con La Masa, el personaje de 100% Lucha. Toda la campaña digital giró en torno a que el nuevo producto de la empresa cordobesa estaba relleno de “la masa de los conocidos Rocklets”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here