Más flaca y elegante que nunca, la gran diva de la televisión argentina hizo su regreso triunfal y apostó por el minimalismo. Los detalles de un vestuario glamoroso y único

El gran día llegó. La show-woman más importante del país volvió a la televisión un año más. Susana Giménez, la gran diva de la TV argentina, inauguró una temporada sumamente especial, ya que se trata de la edición número 30 del exitoso programa.

Eran las 22 horas y la conductora se hacía desear, pero el backstage era una fiesta. Al ritmo de “Despacito”, los asistentes cantaban expectantes por el gran regreso de Susana. Su familia también estuvo para acompañarla en el detrás de escena, en especial su hija Mercedes, con un atuendo total black.

LEÉR MÁS  ¿A partir de cuando aumentará Netflix?

Susana desplegó toda su sensualidad en su vuelta a la TV

Las flores fueron el objeto fetiche del decorado para el primer programa. Ramos gigantes con rosas amarillas y blancas, haciendo juego con las iniciales “SG” gigantes con luces resplandecientes. El vestuario de los bailarines del show literalmente brillaba, de color plata, con pantalones blancos y sacos de lentejuelas. Una espera única para una celebración de otro mundo.

Y luego del desopilante sketch de apertura, Susana se hizo presente con todo el glamour que la caracteriza. Dueña de un estilo inconfundible, sinónimo de elegancia, la conductora brilló con una pieza minimalista de negro impoluto de la diseñadora italiana Chiara Boni -elegida por celebridades a nivel mundial y la misma que creó su vestido para los Martín Fierro-, off shoulders y con un lazo en la cintura. “Me probé 490 vestidos, nada me marcaba la cintura”, bromeó, y coronó el maravilloso atuendo con unos zapatos -también en negro- de Michael Kors.

LEÉR MÁS  ¿A partir de cuando aumentará Netflix?

El modelo elegido sin dudas resaltaba su espléndida figura. Es que hoy está más flaca que nunca, ya que sigue una alimentación estricta libre de carbohidratos y lácteos, aunque reconoce no haber abandonado ciertos placeres como el vino y el chocolate.

Que haya optado por el negro no fue ninguna sorpresa. Como ya había adelantado a Infobae la asesora de imagen Matilda Blanco, esta vez se volcó por una estética similar a la que lució en la pasada gala de los Martín Fierro. “Creo que fue una gran sorpresa verla en vestida de negro, estaba muy distinguida y se mantendrá en esa misma línea”, resaltó.

LEÉR MÁS  ¿A partir de cuando aumentará Netflix?

Fiel seguidora de las tendencias internacionales, Susana optó por un reloj gargantilla de brillantes de la firma francesa Cartier haciendo juego, accesorio que ofrecía un sofisticado contraste con su atuendo negro.

En cuanto a su beauty look, estuvo a cargo de sus amigos y profesionales de toda la vida: el estilista Miguel Romano y el maquillador Juan Carlos López. Se inclinó por lucir su extensa melena rubia casi blanca, su marca registrada, y un maquillaje audaz donde los ojos rasgados y perfectamente delineados fueron los protagonistas.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here