Ritó: ”Me prostituí con chicas del medio muy famosas”

Desde que María Eugenia Ritó confesó haber consumido todo tipo de drogas y hasta haber mantenido relaciones sexuales a cambio de dinero en reiteradas oportunidades (con lo que pudo pagarse, según ella, un departamento), en la farándula la conmoción continúa.

Es que la propia vedette dio aún más detalles de los que brindó en la primera entrevista en el piso de Intrusos. Esta vez, en el programa de Luis Ventura Secretos Verdaderos no se calló nada.

“Me ha tocado de todo, hombres lindos y feos. La primera vez dije ‘ay, qué fácil. Y pensar que siendo profesora de gimnasia tengo que trabajar un montón para tener esta plata’. La verdad, no me acuerdo si era uno o dos hombres”, afirmó.
Sin embargo, reconoció que no todo fue fácil en el camino que eligió para conseguir mucho dinero a cambio de su cuerpo. “No, no agarré el camino más fácil. ¿A vos te parece fácil? Siempre lo primero que hacía era decirle ‘¿por qué no nos damos una ducha?’ No daba decirle, ‘che, ¡andá a bañarte!’. Igual, tuve bastante suerte. Si el cliente no me gustaba, me la bancaba, yo tenía que trabajar”, aseguró, sin vueltas.
Eso sí, hubo algo que, según sus propias palabras, no entregó por plata. “Algo que nunca quise hacer, y me han querido pagar fortuna y lo juro por mi madre. Yo tenía un cuerpo espectacular y mi cola era privilegiada. En ese momento, me han querido pagar mucha, pero mucha plata y nunca transé con eso”, declaró. En tanto lanzó una polémica declaración. “Yo me prostituí con chicas del medio muy famosas”, afirmó, aunque se negó a dar nombres.

Además, contó una anécdota muy particular: ”Un día conozco a un jugador de fútbol… no me acuerdo el nombre, sé que lo conocí en el boliche La Diosa. Nos vamos al telo. Me voy al baño a lavarme e higienizarme, ya me había sacado toda la ropa. Cuando vuelvo, este señor estaba intentando ponerse mis zapatos y mi enterito”.
”Le dije: ‘¿Qué estás haciendo?’ y me dijo: ‘Es que a mí me gusta vestirme de mujer’. Contesté: ‘Ah, no, yo me voy ya’, y me dice: ‘¿No querés nada?’, y me dejó pagando, me tuve que volver caminando desde el hotel, que está en Monroe”, contó la rubia, sin poder dejar de encontrarle cierta gracia al episodio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here