El acto se desarrolló ”entre amigos” en el Museo Mercedes Sosa del barrio porteño de San Telmo y justamente Matus, (hijo de la Mecha), recalcó que ”esta obra surgió luego de estar revolviendo el archivo de la Fundación, donde encontramos una serie de cajas con cintas sin clasificar y eran grabaciones totalmente inéditas de la mamá en vivo”.

”Inmediatamente le dí la tarea a un gran amigo y coleccionista como Fernando Mengani quien después de muchas horas de trabajo y de escuchar cada una de las cintas fue escribiendo en fichas el contenido, hasta que llegamos a estas 13 finales y nos da pie para, si la compañía lo permite (Universal Music), seguir adelante, porque hay mucho material”, agregó.

Fabián (Matus) convocó al virtuoso músico y productor Fernado Isella (hijo de César Isella), quien tuvo a su cargo la producción artística, con ecualización y mezcla incluido, y también a Alejandro Goñi (grabación y mezcla directa en vivo), Facundo Rodríguez (ingeniero de edición) y Andrés Mayo (mastering).

Isella manifestó que ”en mi caso fue un honor que me permitieran participar del proyecto, que es un documento maravilloso de la voz de América, y esto no hubiese sido posible sin la ayuda y el trabajo de Fabián, Fernando Mengani, los músicos y Araceli y Agustín Matus, quienes estuvieron durante casi un año pendiente de todo para el gran resultado final que hoy ve la luz”.

Todas las grabaciones elegidas fueron realizadas entre 1992 y 1996 en conciertos que Mercedes Sosa dio en Europa y Latinoamérica.

Los arreglos pertenecen al guitarrista Colacho Brizuela y al pianista Popi Spatocco y las obras a autores como Leguizamón-Castilla, Fito Páez, Teresa Parodi, César Isella, María Elena Walsh, Westernhagen, Víctor Heredia, Alejandro Lerner, Hamlet Lima Quintana y Konstantin Wecker.

Los temas recuperados son ”Pobre patria”, ”Yo canto porque tengo vida”, ”Angel”, ”Con tantos palos que te dio la vida”, ”Cólera”, ”Zamba del carnaval”, ”Como dicho al pasar”, ”Diosito no es culpa nuestra”, ”Pensando en tí”, ”Viento sur”, ”Crónica de un semejante”, ”Ni na no” y ”El amor después del amor”.

El coleccionista e investigador Fernando Mengani contó a Télam que ”me llenó de emoción escuchar cada una de las cintas. Fue duro el trabajo, pero en todo momento la emoción me invadió, porque lo hice en la misma casa de Mercedes y eso nos dio una fuerza especial, porque era como estar escuchándola en vivo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here