Entrevista en profundidad. De un lado Enrique Pinti, del otro Luis Ventura. Preguntas van, preguntas vienen, apareció un dato en la vida del artista que hasta este momento había pasado desapercibido.

Enrique Pinti contó a cámara que, a los 9 años, fue víctima del acoso de un sacerdote. Confesión que surgió, paradójicamente, de la intriga que le dio a Luis Ventura saber que, al ser pequeño, Pinti quería ser un cura.

”En un momento pensé en ser sacerdote” relató, porque me tomaba ”muy en serio la religión”. Incluso contó que fue un momento de mucha devoción el prepararse para la primera comunión. Sin embargo esa sensación placentera mutó, ”cuando vi el manejo en el confesionario”.

”Las mujeres se confesaban en la reja, los varones en la falda” dijo sobre las prácticas de los curas. ”Dos o tres de ellos empezaron a hacer preguntas que excedían la curiosidad religiosa” dijo y recordó el interrogatorio: ”Qué hacés, que pensamientos tenés, que agarrás o dejás de agarrar”.

Pese a tener tan solo 9 años, el artista reconoció lo que estaba sucediendo. ”Dije no” describió sobre su pensamiento mientras le sucedía el acoso.

”Primero porque el cura tenía un olor a transpiración que no se podía aguantar” dijo y segundo porque ”me tocaba el cinturón”. Por suerte solo fueron ”insinuaciones” pero que eran tan evidentes que ”hasta un tonto de 9 años se daba cuenta”.

A partir de ese momento, Pinti sintió que le dijo ”adiós a los curas” para siempre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here