A pesar de la inmensa expectativa que generó el regreso de la dama de los almuerzos a la ficción después de cuatro décadas en que se dedicó exclusivamente a oficiar como presentadora o conductora televisiva, el programa que tiene producción de Endemol y en el que su nieto, Nacho Viale, figura como productor asociado, tuvo más sombras que luces.

En un elenco que comparte con Claudia Lapacó, Benjamín Vicuña, Florencia Bertotti, Raúl Taibo, Fabián Vena, Alfredo Casero, Carlos Portalupi, Federico D’Elía y Andrea Frigerio, entre otros, el primer capítulo sirvió para ir trazando las líneas y los partidos que jugarán cada uno de los personajes: los buenos, los malos, los que se enamoran, los que se asocian para conspirar, los fieles, los traidores.

En el inicio, Mirtha, que compone a Sofía Ponte, una poderosa empresaria del mundo de la cosmética, viaja hacia la fiesta de celebración de los 40 años de su negocio pero súbitamente es detenida al entrar a la ceremonia bajo los cargos de asociación ilícita y defraudación al fisco.

LEÉR MÁS  ¿Se terminó Márama?

Si eso hizo pensar en una temporada bajo rejas, nada más alejado, por cuanto la detención fue parte de una planificación de Ponte, que sabía que podía sufrir un atentado durante la fiesta y que arregló con un juez amigo (Casero) esta forma de huir hacia adelante.

Algunos puntos flojos del primer envío de ”La dueña” tuvieron que ver con los niveles de verosimilitud de las situaciones, donde el conflicto del posible atentado, la treta de Ponte y la resolución final parecieron lejos de los parámetros de exigencia de una televisión que en la actualidad está obligada a mayores audacias.

Faltó ritmo, convicción, interrogantes y soluciones de mayor complejidad y desarrollo, además de que el nivel de actuaciones estuvo algo desparejo.

La misma Mirtha, en un personaje en el que se pueden reconocer o fantasear cosas de ella misma, de la señora de Noble y de la Miranda Priestly encarnada por Meryl Streep en ”El diablo se viste a la moda”, no se destacó por su performance, entregando una actuación rígida, sin matices, más parecida a la de los almuerzos que a la lejana del cinematógrafo.

LEÉR MÁS  Así se ve hoy el protagonista de "Cuidado, bebé suelto"

Pero hubo otros casos: Vicuña, Bertotti, Lapacó, Casero, que parecieron poder acomodar sus actuaciones a los requerimientos de la trama con precisión y holgura.

La primera emisión vislumbró las líneas maestras que atravesarán los 13 capítulos de ”La dueña”, una mujer en lo alto del poder, traiciones e intentos por derribarla, alguien que vuelve por una venganza o una verdad, el amor entre algunos protagonistas, tramas de amantes, desilusiones.

En la distribución de roles Sofía Ponte (Mirtha) tiene tres hijos: Federico (Juan Gil Navarro), que está muerto y que era su elegido (¿un homenaje a su hijo fallecido Daniel Tinayre?); Juan (Raúl Taibo) que está casado con Lourdes (Andrea Frigerio) y Diego (Fabián Vena), una suerte de pastor mediático llamado a jugar una de las claves de comedia de la miniserie.

LEÉR MÁS  Así se ve hoy el protagonista de "Cuidado, bebé suelto"

También hay tres nietos, entre ellos Amparo, nadadora de alta competición y la elegida de Sofía que es la hija de Federico, y dos hijos de Juan, encarnados por Brenda Gandini y Peter Lanzani.

Hay un chofer (Portaluppi), alguien que encubre su identidad y viene a trabajar de secretario personal de Sofía para desentrañar los motivos de la muerte de su padre (Vicuña), un juez (Casero), el abogado de Sofía (Federico D’Elía), una de sus manos derechas (Jorgelina Aruzi) y su hermana (Lapacó).

Capítulos siguientes irán develando de qué manera se resuelve este regreso de Mirtha a la ficción que arrancó con una altísima expectativa de audiencia y no tan altos resultados dramáticos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here