Todos aplaudían, menos ella. Dylan Farrow, la hija adoptiva que la actriz Mia Farrow crió junto a su entonces pareja Woody Allen, rompió el silencio esta semana para revelar que el cineasta abusó sexualmente de ella cuando era apenas una niña de siete años.

Farrow, quien hoy tiene 28 años, escribió una carta abierta que fue publicada en el sitio The New York Times en la que contó cómo el director de cine la llevó de la mano al ático de la casa de su madre y la obligó a acostarse boca abajo en el piso para jugar con un tren eléctrico mientras abusaba de ella.

”Me hablaba mientras lo hacía, me susurraba que era una buena chica y que este sería nuestro secreto. Me prometía que iríamos a París y que sería la estrella de sus películas. Recuerdo que yo miraba el tren de juguete dar vueltas en el ático. Hasta el día de hoy me cuesta ver trenes de juguete”, escribió la joven.

Dylan describió los comportamientos abusivos que recordaba haber vivido con Allen, como una vez en la que el cineasta puso su cabeza sobre su regazo desnudo. ”Pero lo que pasó en el ático fue diferente. No podía seguir guardando el secreto”, reveló.

”Cuando le pregunté a mi madre si su papá le había hecho lo que Woody Allen me hizo, honestamente no sabía qué me iba a contestar, ni que iba a detonar una bomba. No sabía que mi padre iba a usar su relación sexual con mi hermana para tapar el abuso contra mí”, reveló Dylan.

Durante los ochentas, Allen mantuvo una relación con Mia Farrow que terminó en escándalo cuando se reveló el affaire entre el cineasta y Soon Yi, una de las hijas adoptivas de la actriz. En ese entonces, la pareja mantuvo una batalla legal por la custodia de su único hijo en común, Ronan, durante la que salió a la luz el caso de abuso sexual cometido contra Dylan.

A pesar del testimonio de la joven, un juez de Nueva York resolvió desestimar los cargos debido a que se supuso que la víctima había inventado lo ocurrido debido al estrés sufrido por la separación de sus padres o por indicación de su madre.

”No sabía que él iba a acusar a mi madre de plantar el abuso en mi cabeza y que la llamaría mentirosa por defenderme. No sabía que me iban a hacer contar mi historia una y otra vez a los médicos para ver si admitía que estaba mintiendo como estrategia en una batalla legal que no entendía”, recordó la mujer.

”Woody Allen es el ejemplo viviente de cómo nuestra sociedad le falla a los sobrevivientes de un abuso sexual”, finalizó la carta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here