En la casa de Gran Hermano el tiempo no corre y los habitantes tienen tiempo de sobra para relajarse y divertirse. Sin embargo, ante la primera prueba semanal, descuidaron un reloj de arena y terminaron perdiendo el 60% del presupuesto.

En tandas de a dos personas, simplemente había que custodiar un reloj de arena pero Marian y Matías se ”durmieron” en su turno y ahora deberán estar ”al límite” con el presupuesto semanal. Claro, el hecho de no haber pasado la prueba generó los reproches de sus compañeros, ante la baja dificultad que exigía la prueba.

LEÉR MÁS  Así se ve hoy el protagonista de "Cuidado, bebé suelto"

Ante esta situación, tras pasar una primera semana con la heladera llena y dándose todos ”los gustos”, tendrán que arreglárselas con lo que tienen y no podrán tirar manteca al techo. La convivencia se hace cada vez más difícil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here