Por Juan Manuel Strassburger, en Tiempo Argentino

El mismo día que eligieron a Bergoglio como el nuevo Papa Francisco y Florencia Peña comentaba la noticia con sus flamantes compañeros de Radio América, Dady Brieva y el Chavo Fucks (en un estudio de Palermo, donde estaba prevista una producción de fotos para anunciar la nueva buena de la emisora), ocurrió algo que marca dónde está parada hoy la actriz y comediante. Y el nivel de paranoia con el que, luego del ”episodio del video”, debió convivir el último tiempo, aunque no resignadamente.

En el camarín, aquella tarde del Papa argentino (y peronista), Flor contaba alegre y pispireta la única consecuencia positiva que había obtenido de la maliciosa difusión de su video privado parte dos: la aparición -entre decenas de saludos de compromiso o de interesada congoja de parte de periodistas de la farándula- de un mensajito particular, humilde, como pidiendo permiso, que básicamente transmitía a Florencia su pesar sincero sobre el momento que estaba viviendo. ”¿Okey, pero… ¿quién es?”, se preguntó Flor, intrigada por la incógnita. Hasta que lo descubrió: era Lionel Messi, el mejor jugador del planeta y admirador de toda la vida de la acosadora de Sambucetti en Poné a Francella y de Moni Argento en Casados con hijos. ¿Resultado? Un feliz intercambio de mensajes entre ambos y una foto autobiografiada para Toto, el hijo mayor de la actriz.

Pero la historia no termina ahí, porque tras contar la anécdota con sus vaivenes y el remate que hizo estallar de risa a todos los presentes en el estudio (”Soy muy buena contando lo que me pasa, me río mucho de mí misma y fomenta que los demás también se rían de mí”, cuenta con naturalidad), Flor se enteró de que alguien, subrepticiamente, había transmitido la información a un portal de noticias. Y, de ahí, al mundo. Sin su consentimiento. No habían pasado ni cinco minutos que ya habían vulnerado su privacidad otra vez.
”¿A vos te parece que hagan una cosa así? ¿Para vos quién fue?”, pregunta todavía dolida por la situación, una semana después, ya en su casa, a días de arrancar con Fuera de formato, su primera experiencia en la radio. ”No me victimizo, ojo -dice luego. Sé que muchas cosas que me pasan tienen que ver con que vivo intensamente, y eso te trae cosas buenas, malas, regulares. Cuando me llegue el momento de partir de este mundo, de lo que más me podré jactar es de haber vivido. ¡Tengo las suelas gastadas absolutamente!”, suelta entre risas.
En constante repetición en la tele de aire a través de sus cuatro mojones en la cultura popular que son Poné a Francella, Casados con hijos, La Niñera y El show de la tarde, el magazine que conducía con Marley, Florencia Peña se siente agradecida con ese lugar en el imaginario popular que supo ganarse. ”Cuando hacés reír a la gente, la devolución que tenés es increíble. La gente ama a la gente que la hace reír. Yo para ellos soy Moni Argento. Y ahora, con las repeticiones de Poné a Francella, soy (la del sketch de) Sambucetti o la empleada paraguaya. Eso no se puede borrar en la memoria de la gente, por más campaña que haya en mi contra. Pero, bueno, parece que algunos todavía no entendieron.”
Florencia Peña arranca este miércoles con Fuera de control, de 13 a 16 por Radio América.

LEÉR MÁS  Falleció Dolores O’Riordan vocalista de The Cranberries

–¿Creés que lo del video tuvo algún vínculo con esa campaña que marcás?
–No. Yo creo que es un hijo de puta que me odia y tiene ganas de molestar.
–O sea, no son cosas vinculadas.
–No. Yo tengo una lectura que hago y que tiene que ver con dos cosas: o me están poniendo mucho poder y no lo tengo; o yo tengo más poder del que creo que tengo. Porque si tanto les molesto y tanto necesitan bajarme de un hondazo es porque algo pasa conmigo, ¿no? Tan inocua no debo ser… ¡Pero se toman mucho trabajo conmigo! Si ponés la tele siempre hay alguien hablando de mí, más allá del video. Siempre hay alguna razón por la que estoy siendo criticada o vapuleada. Por suerte, en el último tiempo, me parece que ya hay un entendimiento de que basta, de que ya es mucho, ‘Paremos un poco con Florencia, che’. Me parece, ojalá. Porque no ocupo un lugar en la política, no soy ni diputada ni senadora ni gobernadora. No estoy postulada para ser presidenta, intendenta ni nada eso. No hay incidencia directa en lo que digo por más que para algunos yo sea una mini Cristina (risas). A esos les diría: ¡paren che! ¡no tomo ninguna decisión ni tampoco hago leyes!
–¿Y que pasó cuando elegiste estar en ShowMatch o Dale la tarde? ¿Hubo alguien que te empezó a mirar mal cuando pasaste a Canal 13?
–No sé. Lo que sí sé es que la libertad es algo que a veces no se comprende. Porque de lo que me doy cuenta es de que la gente vive mal y con muchísimas frustraciones. Eso te lo puedo decir desde mis actos, que son absolutamente libres, y desde lo que pasó con el video, que me mostró que hay una insatisfacción sexual enorme. Realmente se vive mal y se coge muy mal.

Flor toma un respiro y ahonda en el asunto ”traición”: ”Cuando fui a trabajar al 13 nunca lo entendí en términos de traición. No traicioné a nadie, porque en todo caso a la única que podía traicionar era a mí misma. Todo lo que dije fue sin que nadie me lo pidiera, y lo sigo diciendo sin que nadie me lo pida. No es que yo era del gabinete de Cristina y me pasé a Canal 13. Yo no soy gabinete de nadie. Apoyo determinadas políticas de este gobierno, y las sigo apoyando como también hay cosas que por ahí me gustan más o menos. El mote de ultra K se los regalo a los medios porque jamás salí a decir eso. Con esa libertad me manejo. Y a ShowMatch fui a bailar. Eso sí: cuando me preguntaron por la presidenta dije que la bancaba. Y cuando me preguntaron por Chávez dije me encantaba que hubiese ganado.

LEÉR MÁS  Investigan una extorsión a Susana por 4 videos hot de su nieta

–¿Hay prejuicios de ambos lados?
–El quilombo es total, y no me voy a hacer cargo del quilombo de los demás ni de esa necesidad que tienen algunos de que yo me inmole en la Plaza de Mayo con un cartel y una K en el medio de la frente, y así puedan decir: ‘Ah, ¿viste que al final era kirchnerista?’. No necesito eso. Está claro que salí a hablar cuando podría haberme callado la boca. Y lo sigo haciendo.
–Nunca nadie te coartó
–Jamás. Por eso no entiendo a los que se espantaron ‘¡Uh, se pasó a la Corpo!’ ¡Está lleno en Canal 13 de actores que piensan como yo! ¡Hay más actores que piensan como yo que al revés! Y si bien es cierto que Canal 13 pertenece a un monopolio con el que no estoy de acuerdo, ¿qué hay de malo que haya gente pensando distinto en un mismo espacio? Ahora, si vos me decís que yo tengo ciertos pensamientos y me senté a dar una columna en Telenoche, bueno, ahí sí te lo entiendo. Pero nada de eso sucedió.
–¿Pensás que dentro de los que apoyan al Gobierno hay una mayoría silenciosa que se expresó en el 54% y que simplemente quiere un país un poco mejor más allá de pelea ”K vs. anti-K”?
–Absolutamente. Cuando uno pelea por ideas, lo mejor que nos puede pasar es que no sean todas iguales porque justamente en la diversidad radica la potencia de un proyecto. En ese sentido, creo que el gran problema de la Argentina de hoy es creer que si no pensás igual al otro sos el enemigo. Y para mí los únicos enemigos que tenemos, que tuvimos, son los que mataron a 30 mil personas durante la época del Proceso; todos los militares y civiles que fueron partícipes de la dictadura más cruenta de Latinoamérica. El resto, es discutible. Yo no acuerdo en nada con Lilita Carrió pero no por eso la considero una enemiga. Me sentaría a hablar con ella y tratar de ver por qué piensa lo que piensa. En ese sentido, la oposición tiene que hacer un mea culpa porque quien está gobernando fue elegida en democracia y por una mayoría. Entonces, para oponerte, tenés que hacerlo con argumentos con ideas que construyan, no que destruyan. Tengamos una lectura menos combativa.
–¿Es un momento social donde nos está faltando más humor?
–(Piensa) … Sí, me parece que en la Argentina de los últimos tiempos, con todo de la división extrema entre K, anti-K y todo eso, se percibe un clima hostil. Y creo que necesitamos más humor, tomarnos las cosas con menos agresión, con menos carga. El humor es esencial para el ser humano. «

LEÉR MÁS  Falleció Dolores O’Riordan vocalista de The Cranberries

El fervor por el papa: ”la argentinidad al palo”
–¿Cómo ves todo este fervor por el Papa Francisco?
–Es muy argentinidad al palo, ¿no? El Papa, la Reina, Messi… Ahí somos todos argentinos, somos todos cholulos, nos sentimos Gardel. Pero en general, en la Argentina, prevalece un pensamiento antinacionalista. El argentino no responde a los pensamientos jauretcheanos: siempre miramos hacia fuera y solemos pensar que somos una mierda. Y esto pareciera que ayudaría a que levantemos un poco la autoestima. En ese sentido, nos soy quién para pinchar el globo, además de que respeto absolutamente la alegría de la gente. Salió un pueblo a manifestarse a favor, nada menos.
–En lo personal, ¿vos cómo lo tomaste?
–No salí a festejarlo, lo miré con cautela. No creo en la institución de la Iglesia, pero sí creo en la libertad de creer en la religión que cada uno quiera. En mi caso soy una descreída de la institución desde hace muchos años, creo que se ha quedado muy lejos de las necesidades de la gente y el último ejemplo es lo que pasó con el matrimonio igualitario. Entonces, como descreo en la institución me cuesta creer en el Papa. Más allá de mis pensamientos particulares respecto a Bergoglio, creo que hay algo bueno que está sucediendo y es que él decidió ponerse en un lugar más de cura tercermundista que de cura ortodoxo. Y eso me gusta, me parece interesante.

Su primer programa de radio
En Radio América. ”Tenemos ganas de que sea un programa cuyo centro sea la sociedad y la actualidad, pero que también tenga mucho humor”, especifica Flor Peña sobre Fuera de formato, el programa que será su debut en la radio y que irá por Radio América de 13 a 16. ”La AM tiene un público más grande que la FM. Hay menos música que en la FM, entonces la idea es captar a ese público que por ahí le gusta lo que hacemos pero no pertenece a la emisora”, cuenta sobre el envío que contará también con Pablo Ramírez en locución, Pablo Orsi en deportes, Noralih Gago en sketches, Luis Bremer en espectáculos y Camilo García en opiniones varias.
”Soy una gran oyente de radio porque me encanta manejar y cuando voy en el auto siempre la prendo. Me gusta el estilo de La Negra, Wainraich y Andy, ese estilo autorreferencial con el que podés ir contando lo que te pasa con humor”, dice, aunque con precaución: ”Voy con pie de plomo. Sin soberbia. No es una situación que sienta que la tengo atada. No llego canchereando, para nada. Llego con un gran interés de aprender. Que sea algo nuevo en mi historia artística, aprender un oficio nuevo que me encante.”

¿Cuándo?
MIÉRCOLES
Florencia Peña arranca con Fuera de control este miércoles, de 13 a 16. Irá de lunes a viernes en Radio América,
AM 1190.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here