El invitado de Su: ¿Morbo o ejemplo?

“Creí que no lo iba a poder hacer, porque cuando vi el primer tape de Nick, se me saltaron las lágrimas”, dijo Susana al final de la emisión. Yo creí que no iba poder mirarlo, les confieso. Como es habitual, el viernes por la tarde, llegó el mail con el anuncio de lo que ofrecería Susana el lunes. No bien leí lo que explicaba sobre Nick, miré a mis compañeros de la redacción y les dije: “No voy a poder mirarlo. Sé que no voy a poder. Lo lamento”. Temía impresionarme hasta el límite de la angustia. Ayer, a medida que se acercaba el horario del programa, este asunto empezó a rondar en mi cabeza. Deber y no poder, ésa era la cuestión. Al fin, el sentido de la responsabilidad le ganó la batalla a mi flaqueza. Así es que decidí ver la entrevista de Susana a Nick. Ahora, agradezco haberlo hecho. Y no se trata sólo de la satisfacción de la tarea cumplida. Es mucho más: doy gracias por no haberme perdido la gran lección de vida que dio Nick.

Nick viaja por el mundo dando conferencias. Cincuenta países lleva recorridos. Además, dirige Life Without Limbs, una organización de ayuda a personas con discapacidades físicas. “Muchas veces la gente nos pone límites respecto de lo que podemos o no podemos hacer. Pero al miedo, tenemos que cambiarlo por el coraje, un día a la vez. Hay que tener una vida sin límites”, afirmó. Sin piernas ni brazos, un día a la vez, miró lo que tenía en vez de lo que le faltaba. “Puedo hacer todo con mi pie —dijo—. Bueno, por ahí todo no, pero lo más importante sí”. Y vaya si puede. Puede escribir en la computadora, jugar al golf (como mostró ayer en la tele), practicar todos los deportes que les conté (se lo vio en un video nadando y surfeando, feliz) y llevar adelante una familia. Su fuerza viene de una voluntad indestructible, claro. Y de la fe, según contó: “Mucha gente se sienten sola, pero no estamos nunca solos porque podemos rezarle a Dios”.

No le fue fácil. Ni por asomo. Educado en una escuela común y corriente, tuvo que compartir el aula con chicos que, dotados de pies y manos, lo hacían sentir diferente hasta el límite del bullying. En dos ocasiones, a los 8 y a los 10 años, el acoso escolar se le tornó tan insoportable que intentó suicidarse. ¿Por qué desistió? “Porque si lo hacía iba a dejar mucho dolor en la vida de mis padres. Ellos hicieron todo para darme valor y no merecían eso”, le respondió a Susana. Soportar el dolor para no generar dolor, un niño en la escuela primaria. Bendita sea la capacidad de empatía de los humanos.

Como imaginarán, el tema estalló en Twitter. En lo personal, me sentí identificada con la enorme cantidad de personas que se manifestaban conmovidas por la valentía de Nick para honrar la vida y disfrutarla. Leí también a unos cuantos tuiteros acusando a Susana y su producción de apelar al morbo. A ellos les digo: respeto esa opinión, pero no la comparto. Susana trató a Nick con respeto. Él, en pleno uso de su inteligencia y su libertad, decidió ir por el mundo difundiendo su historia. ¿Cuál sería el problema, entonces? Pero, ¿saben qué? Tal vez, la diferencia de mirada que tenemos sobre la entrevista radica en que ustedes, afortunadamente, son tan fuertes como Nick. Y yo no. Quizás, como él, ustedes son capaces de bendecir la vida sin ponerle ninguna condición; sin pedirle salud siquiera. Es probable que ustedes tengan la certeza de que si mañana pierden los brazos y las piernas, se pondrán de inmediato a ejercitar sus pies hasta lograr “hacer casi todo”, como Nick. O la seguridad de que si les nace un hijo sin brazos ni piernas, se comportarán con la misma entereza que los padres de Nick. Sepan disculparme, no soy tan valiente ni tan sabia como ustedes. Por eso, necesito aprender la lección que Nick impartió anoche en la televisión. Intuyo que asimilar el uno por ciento de lo que Nick enseñó ayer me llevará tanto tiempo que necesito empezar ya. No puedo distraerme ni un minuto pegándole etiquetas a Susana. Sigan ustedes, que ya la tienen clara.

Clarín espectaculos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here