Love Me Do”. O cómo nuestra vida cambió desde entonces. Es cierto que se suelen usar otros ejemplos-bisagra a la hora de hablar de los Beatles: Sgt Peppers, Revolver o el Álbum Blanco, entre los discos; ”Yesterday”, ”Help”, ”Strawberry fields forever” y tantas otras, entre las canciones. ”Love Me Do”, en ese sentido, no alcanza aquellos niveles de popularidad, aclamación crítica y/o influencia. Pero fue la que encendió la mecha. La beatlemanía que al principio se subestimó como moda pasajera y que luego alcanzó niveles de revolución en las formas de sentir y pensar juveniles de la época que trastocaron la historia como venía sucediendo entonces y le dieron un rumbo definitivamente distinto.

”’Love Me Do’ fue nosotros tratando de hacer un rhythm and blues. Nos salió un poco más blando porque es algo que siempre pasa. Nosotros somos blancos y en ese entonces no éramos más que unos jóvenes músicos de Liverpool. No teníamos la capacidad de sonar realmente como negros. Pero ‘Love Me Do’ fue problablemente el primer tema de raíz negra que intentamos hacer”, reflexionó Paul McCartney a mediados de los ochenta a propósito del Lado A de este primer single de los Beatles, publicado el 5 de octubre de 1962 (es decir, mañana hace 50 años), con moderadas expectativas de parte de su compañía, Parlaphone Records.

”Ingresó directo al número 17 del ranking en apenas dos días y muchos pensaron que se trataba de una jugada de nuestro mánager porque había mandado a comprar varias copias, pero no fue así”, aseguró John Lennon en aquel momento cuando el rumor de que Brian Epstein (el elegante y sofisticado mánager de la banda) había comprado 10 mil copias por adelantado para asegurarse la entrada en los charts, tomó forma de leyenda.

Fuera cierta la leyenda o no, lo indudable fue que ”Love Me Do” poseía méritos propios para destacarse en la marea de éxitos merseybeat de principios de los ’60. Y que ya vislumbraba varias de las cualidades que luego harían grandes a los Fab Four. Por ejemplo, el juego de armonías vocales entre Lennon y McCartney (en otros temas se sumaría George Harrison) que si bien no era original (había decenas de bandas inglesas que ahondaban en el mismo recurso), sí tenía un sello propio: el timbre más dulce de Paul junto al más aspero y desgarrado de John, que conformaban una textura única, uno de los sellos beatle sin duda. ”Yo estaba bastante nervioso cuando grabamos ‘Love Me Do’. ¡Era nuestra primera audición profesional! Fue de verdad muy estresante”, confesó después McCartney.

LEÉR MÁS  Así se ve hoy el protagonista de "Cuidado, bebé suelto"

Otro mérito del tema, sin duda, fue interpretativo. Cuando sus inmediatos competidores merseybeat copaban los rankings con canciones tan pegadizas como este primer éxito pero mucho más ”blanditas” en su expresión, los Beatles enfatizaban cada ”you” y ”me” de la letra con una una convicción que excedía por mucho el leitmotiv romántico característico de la época. Se notaba –se sigue notando aun hoy– en las voces de Paul y John (y en la armónica levemente ”sucia” de John) que la banda se estaba jugando por entero en este simple y que estaba absolutamente consustanciada en el objetivo. Una intensidad y una ”garra musical” que reñía con lo puramente comercial y que pocos meses después (ya en 1963, con Please Please Me, su primer álbum hecho y derecho) se terminaría de constatar en las rítmicas crudas de ”I Saw Her Standing There” y, sobre todo, en los alaridos al límite de lo imaginable entonces de ”Twist and Shout”, su cover más famoso.

Compositivamente, ”Love Me Do” figura como compuesto por Lennon-McCartney, pero indudablemente lleva la marca del bajista. ”Paul escribió la estructura principal del tema cuando tenía 16 o 17 años, tal vez incluso antes. Creo que yo hice algo en la parte del medio, pero es un tema de él”, reconoció John en 1972. Y luego, en 1980, completó: ”Ya en Hamburgo, Paul tenía el tema dando vueltas en la cabeza, mucho antes de que realmente nos hubieramos convertido en compositores de canciones.” No es de extrañar, que llevara la voz líder de Paul.

LEÉR MÁS  Así se ve hoy el protagonista de "Cuidado, bebé suelto"

Y por el lado de lo ejecutivo y biográfico, fue sin duda un paso clave, vital, para la banda. ”Al ser el simple de ‘Love Me do’ (con ‘P.S. I Love you’, de lado B), el primer disco de verdad que tuvimos en nuestras manos, el hecho significó mucho para nosotros”, reconoció Ringo Starr, el último en ingresar al grupo (justamente para este tema y en remplazo de Pete Best). ”No pueden imaginarse qué grandioso y qué hermoso fue para nosotros haber podido dar ese paso”, señaló.

Cabe pensar, entonces que si para el beatle más simpático fue así de importante, está claro que para el resto (Lennon, Harrison, McCartney) que la venía peleando desde mucho antes (pasando hambre y frío en las giras, así como distintos problemas con la ley) fue todavía aun más significativo: la muy buena recepción de ”Love Me Do” les abrió la puerta de la profesionalidad y a partir de entonces sólo tuvieron que preocuparse por una cosa: la música. Una ventaja para nada menor si se considera la cantidad de grandes bandas truncadas que siempre tuvo la historia de la música pop (y rock) por no contar justamente con un plafón de aceptación comercial que les diera subsistencia a sus integrantes.

”En Hamburgo hicimos un click. En The Cavern hicimos otro click. Pero si de verdad quieren saber en qué momento fue que sentimos que habíamos llegado, que finalmente habíamos podido acceder al lugar por el que tanto habíamos luchado, fue cuando salió ‘Love Me Do’. Esa fue la bisagra”, aseguró McCartney a principios de los años ochenta. El inicio de los flequillos rectos, los trajes impecables y las sonrisas contagiosas (además de cierta sorna e irreverencia palpable que empezaban a mostrar en sus conferencias de prensa que irritaba a los mayores y obviamente deleitaba a su público cada vez mayor).

LEÉR MÁS  Así se ve hoy el protagonista de "Cuidado, bebé suelto"

La beatlemanía se ponía en marcha y dos años después, en 1964, cruzaría el océano y también llegaría a los Estados Unidos, con la edición del simple en la tierra de las oportunidades y llegando directamente al número uno, para desterrar cualquier duda de fenómeno puramente inglés o insular. Fue el puntapié inicial de la llamada ”Invasión británica”, que puso patas para arriba a la industria musical de los Estados Unidos y terminó de parir el rock (a partir de 1967) como se entendió desde entonces: como un movimiento juvenil de aspiraciones contraculturales (y si no, al menos, contra los preceptores, con Ramones o AC/DC a la cabeza) y sonoramente distorsionado; los riffs de guitarra y el ritmo 4×4 como bases fundamentales. Los Beatles lo hicieron. «

Versiones
* Ringo Starr en Vertical Man (1998).
* Flaco Jiménez en Sleepytown (2000).
* David Bowie en vivo.
* The Skatalites en vivo.
* Stevie Wonder en vivo.
* Brian May en Brian May’s Melbourne Sound Orchestra.

Así empezó todo
”Love Me Do”, el primer single de los Beatles, salió el 5 de octubre de 1962 y tuvo en su lado B a ”P.S. I Love You”, ambos temas acreditados por Lennon-McCartney. Producido por George Martin para Parlaphone Records, el tema llegó al puesto 17 en Inglaterra y al número en uno en Estados Unidos, cuando fue editado allí dos años después.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here