Demandó a su mujer por fea y ganó

Pero un buen día, Jiat Feng le pidió a su mujer tener un hijo. Y nació un niño. Con el tiempo, el hombre notó que el bebé no solo no mostraba parecido a ninguno de los dos, sino que a su juicio era físicamente poco agraciada.

Tras exigir una explicación a su mujer, porque sospechaba quesu hijo podría ser producto de una infidelidad. Y ahí se encontró con una sorpresa: su mujer le confesó que, en realidad, este se parecía mucho a ella, pero antes de gastar ¡cien mil dólares en cirugías plásticas!
Feng tuvo acceso a fotografías de su esposa antes de someterse a las múltiples cirugías y confirmó que la »fealdad» de su hijo había sido heredada por el lado materno.

Desilusionado, demandó a su mujer, alegando que era demasiado fea y que lo había engañado porque nunca le había confesado que su apariencia era producto de la habilidad de un médico y no de la generosa naturaleza. Autoridades locales de una ciudad al norte de China dimitieron en favor de Feng y ahora sera recompensado con 120 mil dólares.

Fuente: La Patilla

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here