Hay que pedir que devuelvan el dinero de las entradas. Ese es el firme concepto que la ONG Protectora (Defensa del Consumidor) está dando a conocer a todos los que se sintieron estafados con el breve show (de 40 minutos, cuando los anteriores habían durado más de una hora y media) que el canadiense Justin Bieber ofreció el domingo en el estadio de River Plate.

Tras su escandaloso paso por la Argentina, que incluyó un traslado de hotel, noches de parranda y el brevísimo show que se supone Bieber suspendió por estar “intoxicado”, muchos creyeron que lo justo era que se les devolviera el dinero por sentirse defraudados.

LEÉR MÁS  Así se ve hoy el protagonista de "Cuidado, bebé suelto"

Inmediatamente la productora Fénix, relacionada con las presentaciones en la Argentina, puso en grande la letra chica de sus contratos y dijo que su responsabilidad acaba con la organización y no tiene incumbencia con lo que suceda sobre el escenario.

Sin embargo, desde Defensa del Consumidor se insiste con que fue una defraudación y que se debe pedir por la devolución de los tickets. Es por ello que en la página de la ONG (protectora.org.ar) se ha compartido un formulario para hacer el reclamo.

LEÉR MÁS  ¿Se terminó Márama?

“Se puede reclamar incluso ante la emisora de las entradas. Por ejemplo, si se compró por internet el ticket, hay que exigirles a quienes se les pagó que devuelvan el monto porque se ha realizado un show muy inferior al prometido y publicitado”, dijo una fuente de Protectora.

Mientras tanto, el ídolo canadiense se presentó en Chile y allí no dio motivos para el enojo, o al menos no a los que lo vieron en el país trasandino.

LEÉR MÁS  Así se ve hoy el protagonista de "Cuidado, bebé suelto"

Unas 50 mil fanáticas se dieron cita en el Estadio Nacional de Chile para ver al intérprete de All Around the World cantar y contonearse.

El cantante, además, se mostró de buen humor y dialogó con las fanáticas chilenas. Muchas de las asistentes, sin embargo, no pudieron con tanta pasión y acabaron desmayadas. Es parte del rito cuando todo sale bien. Insólito, pero real.

Diario Uno

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here