Diego Capusotto vuelve mañana a la televisión argentina con su octava temporada, y en la previa habló con Tiempo Argentino acerca de las particularidades y claves de su éxito. ”En la televisión en general dependés de una idea externa a la cual vos sos funcional ejerciendo tu oficio. Si vas con una idea tenés que negociar con el canal y siempre resulta muy difícil llegar a un buen acuerdo. Nosotros empezamos en cable, pasamos a la TV Pública, nos ganamos un lugar y nos respetan. No nos apuran ni quieren convertirnos en lo que no somos. Y nosotros tampoco. Por eso seguimos en la TV Pública y como nos dimos cuenta que hacer doce programas por año nos cuida el deseo de seguir haciéndolo nos aferramos a eso. Lo aprendí con la experiencia en Cha cha cha y Todo por 2$, que en definitiva fueron proyectos que se agotaron mucho más rápido.”

Sin duda gran parte del mérito de la constancia lo tiene Pedro Saborido, director y guionista, con quien Capusotto crea e imagina los personajes en medio de cenas, charlas informales, anotaciones en cuadernos, llamados y alguna propuesta del equipo de trabajo. La relación que se selló hace casi 15 años en Todo por 2$ sigue siendo la columna vertebral del proyecto. ”Las reuniones con Pedro ya son algo histórico. Pueden ser en su casa, en la mía o en un lugar intermedio. En general cenamos, la comida es una excusa o una forma de acompañar más placenteramente la creación. De repente surgen alegrías inconmensurables porque uno siente que encontró una idea maravillosa. Pero después resulta que no era tan así. Alguna vez pasa lo contrario. El programa tiene una estructura bastante rígida y la respetamos. La desorganización de los sentidos siempre funciona mejor para el televidente”, revela.

LEÉR MÁS  ¿Te animás a encontrar el animal oculto?

El actor asegura que imagina que seguirán haciendo el programa uno o dos años más. ”Mientras nos sigamos sintiendo cómodos y con algo para decir”, aclara. ”Sé que extrañaría mucho el programa porque nos convoca a algo que nos resulta muy vital. Para nosotros hacer el programa tiene una importancia contundente porque es lo que elegimos para plantarnos frente al mundo. Lo que nos hace falta para completar un estado de ánimo de cierta trascendencia personal. Uno no sabe exactamente qué justifica nuestra presencia en el universo. Pero poder hacer estas cosas nos acerca a cierta idea más tolerable. Se necesita de todo. Porque uno puede tener los afectos, pero si laburara en una oficina no sería lo mismo.”

LEÉR MÁS  Otra predicción que se cumple: Disney compró a Fox y en Los Simpson anticiparon la venta

En relación a uno de sus personajes más famosos, sino el más, quién otro que Pomelo, afirmó: ”La gente del mundo de la cultura también tiene un costado grosero y a mí me gusta imaginarlo. El personaje es una exacerbación de una postura sumamente superficial donde lo que se está buscando es el impacto y no la música. Fijate que nunca toca, nunca canta”. Si bien reconoció que Juanse se había enojado por la familiaridad de sus características, confesó que ”todos somos un poco Pomelo”. ”Ahora tenemos la obligación de preguntarnos todos los días si nos convertimos en unos imbéciles y no nos dimos cuenta”, recapacitó sobre el impacto del personaje. En este sentido sostiene: ”El rock dio lugar a grandes genios y a grandes berretadas. Muchas posturas con los años se hicieron huecas y eso puede salpicar a cualquiera. Así que creo que es bueno cuestionarse. Y si Pomelo ofrece algún tipo de colaboración, bárbaro”.

LEÉR MÁS  ¿Te animás a encontrar el animal oculto?

El show vuelve mañana por la TV Pública y al respecto subrayó: ”No es bueno estar demasiado relajado. Para que salga lo mejor posible hay que creer que lo que uno hace es muy importante. Como si fueras un nene. Por eso en nuestro caso no estar relajado es una elección”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here