Pudimos ver el regreso del tío Benjen y Daenerys se mostraba convencida, al fin, de viajar a Poniente (en cuanto llegase a Meereen y reuniese a todo su ejército de dothrakis e Inmaculados). El séptimo capítulo era tal vez el más necesario de todos, uno de esos episodios sin acción, pero que dan sentido a Juego de Tronos. Antes de continuar os avisamos de que este análisis contiene SPOILERS del episodio 6×07 con el título El Hombre Quemado.

¿Qué mejor forma de comenzar un episodio que con otro regreso muy esperado? ¡Sandor Clegane está vivo! Pese a que los lectores ya lo sabían (lo dejó entrever George R.R. Martin en un episodio de Brienne) siempre entusiasma ver que HBO respeta algunos sucesos de los libros y más todavía si se trata de traer de regreso a personajes que se creían fallecidos. Una vez más se demuestra la verdad universal, y es que si no has visto cómo se corta la cabeza de un protagonista de Juego de Tronos, será mejor que no des por hecho que ha muerto. El regreso del Perro ha sido acompañado por el brillante papel del septón Ray interpretado por Ian McShane, actor británico conocido por sus papeles en Piratas del Caribe: En mareas misteriosas, Deadwood o Ray Donovan. El rol de Ray es el mismo que el del septón Meribald en Festín de Cuervos. Es quien encontró a Sandor Clegane, le curó y le dio un trabajo que hacer alejado de las batallas y la guerra. Por desgracia la paz y serenidad no durará mucho para el Perro, y eso se debe a que unos miembros de la Hermandad Sin Estandartes han decidido matar a una comunidad que no presentaba ningún peligro para nadie. Este hecho sacará de quicio a más de uno porque la Hermandad Sin Estandartes jamás le haría daño a los indefensos, al populacho, pero los guionistas necesitaban a un ”chivo expiatorio” para que Sandor Clegane nos muestre una futura escena repleta de violencia como tendrá lugar en el próximo episodio.

LEÉR MÁS  ¿Se terminó Márama?

En Desembarco del Rey las escenas se centraban en las mujeres de la capital, Margaery, Olenna y Cersei. Se veía venir y efectivamente la repentina obediencia de Margaery Tyrell se debe a que está fingiendo y tramando algún acto de rebeldía contra el Gorrión Supremo. La reina ha entregado a escondidas una rosa con espinas, una buena metáfora de lo que es ella, una bella flor con la que se ha de tener cuidado ya que cualquier de sus espinas pueden hacer sangrar a quien cree poseerla. Por otro lado Cersei acude en ayuda de Olenna, pero la anciana Redwyne está cansada de los actos imprevisibles e inoportunos de la madre del rey, cuyos únicos aliados son Robert Strong y Qyburn. Ya no falta mucho para que Cersei recurra a la fuerza, la única opción que le queda para volver a hacerse con un poder que se le ha escapado de las manos por culpa de la alianza Tyrell-Lannister y por conceder demasiados privilegios a la Fe y a su Gorrión Supremo.

LEÉR MÁS  Así se ve hoy el protagonista de "Cuidado, bebé suelto"

Theon y Asha Greyjoy aparecen pocos minutos para mostrarnos en qué lugar se encuentran, Volantis, y sus intenciones, tramar algún tipo de estrategia con la que consigan arrebatar a su tío el trono de Piedramar. Pero antes de luchar contra Euron, el primero tiene que beberse unas cuantas cervezas para recobrar su antigua valentía y la segunda se debe desfogar con una joven y bella volantina.

Por otro lado, Jaime se encuentra en Aguasdulces, asumiendo el asedio del castillo que ha vuelto a manos de la Casa Tully gracias al Pez Negro. Da gusto volver a ver a Bronn junto al manco de los Lannister. Pese a que el mejor dúo de todas las temporadas fue Tyrion y Bronn, hay que reconocer que el mercenario reconvertido en caballero del Aguasnegras sigue igual de ingenioso junto al hermano mayor, demostrando que es un personaje que solo se necesita de sí mismo para brillar. Clive Russell es quien encarna el papel del Pez Negro nuevamente. Se agradece que HBO no haya recurrido a otro intérprete, como se ha hecho con otros personajes de la serie que cambiaron de actor al ver que sus líneas en el guion aumentaban. El Pez Negro nos demuestra en este episodio por qué se ha ganado su apodo y no le tiembla el pulso al ver a Jaime y su ejército Lannister asediando su castillo.

Jon, Sansa y Davos están de turismo por todo el norte de los Siete Reinos para intentar aumentar los números de su ejército de cara a la batalla contra los Bolton. Ni siquiera una niña tan presuntuosa como Lyanna Mormont se puede negar a ayudar a la causa de los Stark cuando el bueno de Davos da rienda suelta a su verborrea (este convence a cualquiera de lo que sea). En cambio, Jon y Sansa no comparten esta virtud de Seaworth y los Glover se niegan a ceder ni un solo soldado al ejército de los Stark. Pero ante situaciones desesperadas, medidas desesperadas. Sansa escribe una carta y solo puede tener un destinatario posible, Petyr Baelish. La joven Stark pedirá ayuda a Meñique para que el gran ejército del Valle de Arryn se una a los salvajes por la reconquista de Invernalia. ¿Aparecerán los soldados del Nido de Águilas como los Rohirrim en la batalla del Abismo de Helm?

LEÉR MÁS  Así se ve hoy el protagonista de "Cuidado, bebé suelto"

El séptimo episodio de Juego de Tronos acaba de la peor forma posible para los espectadores, dejándonos con la intriga de saber qué va a pasar con Arya Stark. Al igual que la vemos con la situación controlada y sabiendo meterse en el bolsillo al capitán de un barco para zarpar hacia Poniente, pocos segundos después la vemos luchando por su vida contra la maldita niña que se está ganando la enemistad de toda la audiencia de la serie. ¿Cómo saldrá de esta situación Arya? ¿Quién la salvará de desangrarse? ¿Se vengará de su antigua compañera de la Casa de Blanco y Negro?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here