La petrolera YPF comunicó ayer a los inversores que saldrá a buscar U$S 750 millones, en un esquema de emisión de deuda que ampliará Obligaciones Negociables (ON) anteriores y que tiene como objetivo financiar su plan quinquenal de producción. La empresa que conduce Miguel Galuccio envió un comunicado a la Bolsa de Valores donde especificó que la nueva emisión cierra hoy mismo y se regirá bajo ley de Nueva York, por tratarse de una emisión internacional dirigida a grandes inversores. La tasa recién se fijará al cierre de la Obligación Negociable, pero tendrá un inicio similar al de la emisión anterior, es decir, de un 8,75 por ciento. Los bancos colocadores serán el Itaú, Citibank y JP Morgan Chase, adelantó Tiempo Argentino.

En el detalle de la comunicación que se dio a conocer ayer a través del sistema de la Comisión Nacional de Valores (CNV), se especificó que la actual emisión es una ampliación de otras dos anteriores. La referencia es la ON Clase XXVI, que se emitió en diciembre del 2013 por un monto de U$S 500 millones a una tasa fija de 8,875%, con un plazo de 5 años. Y la Clase XXVIII, que se emitió en abril de 2014 por 1000 millones de dólares a una tasa fija de 8,75% (10 años). En un aviso complementario, YPF detalló que fue autorizada por la CNV a reducir el plazo de colocación de cuatro a un día hábil al considerar la ”volatilidad existente en los mercados de capitales internacionales” y que la oferta ”será suscripta principalmente por inversores mayoristas”. Según detalló la petrolera, los intereses se pagarán semestralmente a partir del 4 de abril próximo, mientras que las amortizaciones de capital se realizarán en tres cuotas a partir de 2022.

Ayer, en la torre de YPF en Puerto Madero, había optimismo por el resultado, más allá del contexto complejo que atraviesa el mundo financiero y, sobre todo, el mercado de los hidrocarburos con precios internacionales que siguen mostrando altibajos. Los antecedentes, en todo caso, parecen avalar la posición de la compañía de seguir tomando deuda en el exterior. En las dos emisiones anteriores, hubo sobredemanda, muy por encima de lo que se ofertaba: en la primera ON, la de U$S 1000 millones, se ofrecieron cerca de U$S 5000 millones, quintuplicando el monto ofrecido. Mientras que en la de U$S 500 millones, se hicieron pedidos de inversores por casi U$S 2000 millones, cuadruplicando el volumen inicial.

Lejos de los tecnicismos de este tipo de operaciones, el objetivo de de emisiones de deuda de este tipo tienen que ver con lograr captar divisas para destinar a mejoras productivas. En este caso, YPF precisa imperiosamente dólares para cumplir con los objetivos planteados en el Plan Estratégico 2013-2017. Sobre todo en lo vinculado a exploraciones no convencionales, más allá de los dineros que surgen de acuerdos con socios estratégicos extranjeros, como la china Sinopec y la estadounidense Chevron.

El Plan Quinquenal prevé una inversión de YPF de U$S 37.200 millones, 80% de los cuales saldrán del flujo operativo de la compañía. Y el 20% restante lo financiarán bonos a emitir en los mercados. Justamente, esto está vinculado al programa global de emisión de deuda de la compañía. Con esto la firma apunta a lograr 32% de crecimiento en volumen de petróleo y un 37% en gas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here