NUEVA YORK.- Los primeros análisis comenzaron a tejerse anteanoche, poco después de conocerse los primeros resultados oficiales de las elecciones en la Argentina. La reacción no se hizo esperar: los operadores en Wall Street hicieron cálculos, pusieron a Mauricio Macri delante de Daniel Scioli y ayer, bien temprano, se desató la euforia por los activos argentinos.

El avance de Macri, el candidato más afín a los anhelos del mercado, provocó un ”rally” en los precios de las empresas argentinas cuyos ADR cotizan en Nueva York. Hubo varias alzas de dos dígitos, lideradas por Banco Macro (20,38%), Edenor (14,73%) y Pampa Energía (14,08%). Los bonos, incluso títulos que están en default, también subieron.

”Es lo mejor que podía pasar”, sintetizó a LA NACION un trader de un banco de inversión, al comentar los resultados electorales. Convencido de que Macri ganará en la segunda vuelta, advirtió sobre la gobernabilidad esperada: ”Al no ser peronista, se la van a hacer imposible. Los próximos seis meses van a ser de mucha volatilidad”.

LEÉR MÁS  Esta semana esta semana vencen Lebac por $536.000 millones

Ahora, Wall Street ve a Macri con más posibilidades que Scioli para triunfar y llegar a la Casa Rosada. El principal argumento escuchado aquí era que el candidato de Cambiemos capturó el momentum, el impulso de la victoria psicológica que dejó el escaso margen que lo separó de Scioli, el perdedor, para el mercado, de una elección que finalmente ganó en los números.

Macri, escribió Casey Reckman, de Credit Suisse, ”puede resultar más atractivo para una porción más grande de la base electoral de [Sergio] Massa”. Iker Cabiedes y Vladimir Werning, de JP Morgan, ya plantearon que ”la transición política a mano ha alimentado expectativas de inversores para un cambio de política macroeconómica, hacia un marco de política menos intervencionista y más sostenible”.

Ambos informes prevén que un triunfo de Macri llevará a un ajuste más crudo del dólar, junto con una política ”más ortodoxa y coherente” (JP Morgan) o ”más amistosa con el mercado” (Credit Suisse).

Más allá de la euforia de los inversores, el avance de Cambiemos dejó al descubierto, otra vez, las preocupaciones por la futura gobernabilidad de la Argentina, que siempre fueron más profundas respecto de Macri que de Scioli.

LEÉR MÁS  Esta semana esta semana vencen Lebac por $536.000 millones

”La gobernabilidad pasa a ser un tema importante”, señaló a LA NACION un director de un fondo de inversión de Wall Street, abocado al análisis de mercados emergentes, ante un escenario más prometedor para Macri. Ofreció un dato histórico para respaldar su preocupación: desde 1928, ningún presidente democrático que no fuera peronista terminó su mandato en la Argentina.
El temido ajuste

Otro tema áspero es el costo político que tendrían medidas impopulares que deberían tomarse, como un aumento de las tarifas de los servicios públicos, clave para acotar el gasto en subsidios y comenzar a corregir el enorme déficit fiscal, uno de los temas en los que se hace mucho hincapié en la City neoyorquina.

”La gente vota contra el delito, contra la corrupción. La gente no está votando a favor del ajuste o de la devaluación del peso. Los temas de gobernabilidad continúan vigentes. Cuando a los votantes les toquen el bolsillo, hay que ver qué pasa”, agregó el director del fondo.

LEÉR MÁS  Esta semana esta semana vencen Lebac por $536.000 millones

La disputa, para él, estará concentrada en la Cámara de Diputados, porque el Senado ”responde a los gobernadores” y depende mucho del dinero que se les gire a las provincias. JP Morgan consideró que ”cualquier candidato que gane la segunda vuelta tendrá que hacer alianzas para trabajar con el Congreso”.

Un analista de otro banco de inversión extranjero consideró que la garantía de gobernabilidad estará en manos de los gobernadores peronistas tradicionales, con quienes Scioli ya ha comenzado a tejer alianzas. Macri, dijo, todavía tiene que hacer ese trabajo. ”No lo veo imposible, pero sería más fácil con Scioli”, sintetizó el especialista.

Hizo la misma lectura que todos de los resultados electorales, y que también hicieron los inversores que se lanzaron con voracidad sobre los papeles argentinos: ”El mensaje es que más gente quiere cambio, frente a la gente que quiere continuidad”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here