En su intento por cobrar lo antes posible y perjudicar la economía de nuestro país, los fondos buitres elevaron a la Cámara de Apelaciones un pedido para que se levante la medida de no innovar (en la jerga legal, stay), que congelaba la ejecución de la sentencia.

Los fondos buitre NML Capital Ltd. Elliot y Aurelius Capital Management LP buscan obligar a Argentina a pagar 1.500 millones de dólares a los tenedores de deuda en default, según información de la agencia Bloomberg.

En caso del levantarse el ”stay”, Argentina tendría que pagar para no entrar en default técnico. El ”stay” es una medida cautelar que dejó en sin efecto inmediato la aplicación del fallo del juez Thomas Griesa y que fue ratificado por la Cámara de Apelaciones del Segundo Distrito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here