Bolsatech nació en el ámbito de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires y en su momento surgió como una alternativa a la cláusula Monsanto, el contrato que debían firmar los productores antes de vender y que le permitía a la firma estadounidense controlar si la soja tenía su tecnología Intacta, resistente a insectos.
En este marco, luego del fin del conflicto entre Monsanto y el Gobierno, el Inase firmó un convenio con la Bolsa de Cereales de Buenos Aires para gestionar y administrar el sistema de toma de muestras, testeo y gestión de la información Bolsatech.
Según lo estipulado, el Inase pasó a recibir los datos completos de todas las entregas de granos de soja de la campaña 2015/2016 para verificar el cumplimiento de la ley de Semillas 20.247 y de la resolución 187 de información y control de la semilla de uso propio.
Después del convenio de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires y el Inase por Bolsatech, terminaron incorporándose al acuerdo las bolsas de cereales de Bahía Blanca, Córdoba y Entre Ríos y de Comercio de Chaco, Rosario y Santa Fe.
”Hasta la semana pasada iban unas 40 millones de toneladas analizadas”, contó una fuente de la Bolsa de Cereales porteña. Según indicó, en esa operatoria hay ventas primarias y secundarias, es decir, que suman más de una vez.
Respecto de Intacta, se evalúa si tiene o no la tecnología. Se desconoce hasta el momento cuánta de la soja analizada posee Intacta, información que, de acuerdo a la fuente, es confidencial y solo tiene el Inase.
”Nosotros cargamos información (de los resultados) y se la enviamos al Inase. Después ellos ven si el productor compró o no la semilla e infringió la ley”, señaló la fuente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here