La suba en las tarifas del gas agregaría un 0,3% y el incremento de las naftas con la baja del gasoil tienen un reducido impacto en el índice, según los economistas

Las subas de entre 20% y 37% en el precio del gas para el Área Metropolitana de Buenos Aires, el aumento de 0,6% en las naftas y la reducción de 1,8% en el gasoil sumarán menos de 0,5% a la cifra de inflación en abril, de acuerdo con las estimaciones de las consultoras.

Durante el anuncio de las variaciones en los precios de los servicios, el ministro de Energía, Juan José Aranguren, pronosticó que el impacto en la inflación del incremento en el gas sería de 0,3%.

Sin embargo, Marina Dal Poggetto, directora ejecutiva de Estudio Bein, señaló: “Sería un poco mayor a 0,3% y, sumado a los cambios en los combustibles, en abril se partiría de una base de entre 0,4% y 0,5% de inflación”.

El economista jefe de la consultora Ledesma, Gabriel Caamaño, coincidió con el cálculo de Aranguren y cree que el aumento de las naftas junto a la baja del gasoil “no son significativas”. Para él, la inflación de abril “será de 2% o un poco más”.

LEÉR MÁS  Buscan incrementar exportaciones a Panamá

Camilo Tiscornia, director de C&T, indicó: “Naftas y gasoil tienen una incidencia nula, y el gas podría sumar 0,4%”.

La suba de las naftas y la baja del gasoil se concretarán, según confían en el Gobierno, entre hoy y mañana.

A última hora de ayer, las petroleras consultadas por El Cronista estimaban que recién mañana o el miércoles retocarían sus precios en el surtidor.

Esta mínima modificación en los combustibles será un soplo de aire fresco para el oficialismo, cuando las proyecciones del mercado apuntan a una mayor dificultad que la prevista para cumplir la meta de inflación anual. Es que un incremento en los combustibles impacta en todas las cadenas de producción, suma presión a los costos logísticos y, por ende, se refleja en los precios al consumidor.

LEÉR MÁS  Buscan incrementar exportaciones a Panamá

Luego de que las naftas aumentaran un 31% en todo 2016 y un 8% más en enero último, se produce una mínima variación en el segundo trimestre de 2017, debido a que, por un acuerdo sectorial, la industria se comprometió a revisar los precios sobre la base de los valores internacionales del crudo y los biocombustibles, el tipo de cambio y la inflación local.

Como las actualizaciones son trimestrales, el riesgo está en que si el precio del petróleo a nivel internacional repunta (está pronosticado que en este año vuelva a entre u$s 55 y u$s 60 por barril) y crece el tipo de cambio (podría suceder en el segundo semestre, después de que se liquiden los dólares de la cosecha agropecuaria y si el Banco Central baja las tasas de interés), el aumento en los combustibles podría ser fuerte cuando se acerquen las elecciones. Los próximos ajustes ocurrirán a comienzos de julio y octubre.

Con una inflación que fue de alrededor de 6% en el primer trimestre, la disminución en el precio del gasoil ayudaría a incrementar las ventas. El Instituto Argentino de Energía General Mosconi observó una caída de 3,1% interanual en febrero, sobre base de datos del Ministerio de Energía. Las ventas de naftas, en su conjunto, treparon 1,7% interanual. en el segundo mes de 2017.

LEÉR MÁS  Buscan incrementar exportaciones a Panamá

Por otro lado, desde el sábado entró en vigencia la resolución 314-E/2016, que creó el sistema que obliga a todas las estaciones de servicio del país a informar a Energía los cambios que apliquen en los precios de combustibles en el surtidor hasta ocho horas después de realizados.

Aranguren comentó que “todo el mundo va a tener acceso a una aplicación para teléfonos y computadoras para ver en tiempo real cuáles son los precios en cada estación de servicio”. La aplicación sería lanzada en las próximas horas y los usuarios podrían denunciar si ven diferencias entre lo informado y el precio real de venta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here