Luego de difundir un estudio en el que anticipó para Argentina un crecimiento promedio de 3% anual hasta 2020, el periódico británico The Economist volvió a poner el foco en la economía del país y las medidas implementadas por el presidente Mauricio Macri en sus casi diez meses de gestión.
En un artículo titulado ”Cómo Mauricio Macri está tratando de rehabilitar la economía de Argentina” el medio especializado indicó que ”sus partidarios en el país y en el extranjero esperaban con interés el cambio del populismo político por la prosperidad económica”, aunque a ”más de nueve meses después de su toma de posesión, Argentina está todavía plagada de alta inflación, desempleo y débil demanda del consumidor”.
Según The Economist las medidas para solucionar esos problemas fueron ”necesarias” pero también ”dolorosas”, porque la devaluación impulsó a la inflación y porque la suba de las tarifas afectó a consumidores que ya venían golpeados.
”El nuevo Presidente está a favor de una acción audaz. Durante sus primeras semanas en el cargo eliminó el control de cambios, redujo los aranceles a la exportación de productos agrícolas y supervisó una revisión general del Instituto Nacional de Estadísticas”, enumeró The Economist. Añadió que ”en abril concluyó un acuerdo de USD 9.300 millones con los tenedores de deuda en default que restableció el acceso del país a los mercados de crédito”.
”Los remedios, aunque necesarios, han demostrado ser dolorosos”-continuó el artículo-, debido a ”la devaluación del peso que empujó hacia arriba la ya elevada inflación”, la tasa más alta de América Latina después de Venezuela.
Por ello, advirtió que ”la reducción de los subsidios a la energía inasequibles y un consecuente aumento en las facturas de servicios infligió más dolor a los consumidores en apuros. Con el desempleo en el 9,3% y la economía en recesión, las protestas organizadas por los sindicatos llevaron a decenas de miles de manifestantes en las calles de Buenos Aires el 2 de septiembre”.
En ese sentido, el semanario calificó de ”labor formidable” la que le espera al Presidente, luego de años de intervencionismo económico, control de cambios, una relación conflictiva con el agro, mercados de crédito vedados y ”falta de inversión crónica en infraestructura que empujó a la red de energía al borde del colapso”.
 Los remedios, aunque necesarios, han demostrado ser dolorosos
”El señor Macri está desesperado por buenas noticias. Con las elecciones legislativas en octubre de 2017, su suerte política dependerá en que los argentinos comiencen o no a sentir mejoras tangibles en la economía”, anticipó The Economist.
El medio inglés destacó que ”la inflación está finalmente desacelerando”, aún cuando ”el alud de inversiones extranjeras prometido por Macri tras el regreso a los mercados de capitales aún no se ha materializado”.
Hace dos semanas The Economist había enfatizado el potencial de crecimiento sostenido de la Argentina para los próximos años y calculó que el PBI nacional crecerá a un ritmo anual del 3% hasta el 2020. La influyente publicación destacó las reformas del gobierno de Mauricio Macri para dejar atrás la ”política macroeconómica distorsiva” y reducir la inflación a un dígito en 2019.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here