Para tomar un ejemplo de los depósitos de no residentes (el 80% son de argentinos, según estima Jorge Ottavianelli, director ejecutivo de la Asociación de Bancos Privados de Uruguay), en agosto del año pasado eran u$s 4470 millones, y subieron u$s 50 millones más al mes siguiente. Pero las cifras cambiaron por completo según las últimas cifras dadas a conocer por el Banco Central de Uruguay.
Los depósitos de no residentes cayeron de u$s 4552 millones en junio a u$s 4474 millones en agosto, lo que marca una merma de u$s 122 millones, de los cuales aproximadamente u$s 100 millones corresponden a argentinos.
Sergio Machado, gerente de Buquebus Turismo, señaló que la demanda en los viajes hacia la otra orilla se mantienen estables, pero con una particularidad: bajó la cantidad de uruguayos que vienen para acá y subió la de argentinos que van para allá.
Como en promedio tienen u$s 40.000 (aunque la mayoría tiene menos de u$s 20.000), si va una familia con dos hijos mayores de 16 años, pueden traerse todo el dinero, a razón de u$s 10.000 cada uno. Algunos se traen ese cash para el Colchon Bank.
”Muchos de los que viajan en estas últimas semanas es para traer los dólares que tienen en cajas de seguridad y blanquearlos en las cuentas especiales. Allá por la ley de inclusión financiera (salvo que se presente una declaratoria de Aduanas), no dejan depositar efectivo”, aclara Mariano Sardáns, CEO de FDI.
A su entender, la mayoría de las divisas de argentinos en Uruguay se ha ido a Estados Unidos, creyendo que iban a estar a salvo del intercambio de información: ”Este tipo hoy ya hizo o está haciendo el duelo y está entrando al blanqueo. Pero nunca más vuelve a Uruguay, por lo inútilmente cara que es esta plaza. También está el que decidió desde un principio en blanquear y se plantó con los oficiales de cuenta uruguayos, harto de que lo maten con los costos y el destrato. Y directamente se fue a Estados Unidos”, señala Sardáns.
Blanqueo para funcionarios
Un caso de imposibilidad de blanqueo puede ser el funcionario joven que vino de terminar un máster en el exterior pagado por el padre millonario y en enero fue reclutado por el gobierno. El padre está imposibilitado de blanquear.
La ley deja algunas ventanas abiertas como, por ejemplo, el blanqueo gratis hasta el 22 de julio mediante presentación de declaraciones juradas rectificativas, aunque esa sólo fue para funcionarios que conocían que el vericueto iba a funcionar, o para audaces.
”Otra salida que brinda la ley es que blanquee un hermano del funcionario. Pero acá podría llegar a tener problemas si el hermano está casado y tiene hijos. Es decir, soluciona un problema con la AFIP, pero puede llegar a tener un tema patrimonial familiar” explica Diego Fraga, de RCTZZ.
También pueden blanquear los hijos (salvo que sean menores emancipados). Y por qué no los hijos menores, que pueden tener bienes, recibir herencias, legados o donaciones. Los padres, en su representación, podrían sacarle un CUIT nivel 3 y blanquear.
”Ahora bien, en todos estos casos, habrá que tener todos los papeles en orden como para justificar el origen de esos bienes si el día de mañana viene la UIF. Aunque, con el cúmulo de trabajo que tienen, no creo que vengan, pero hay que estar preparados igual”, advierte Fraga.
Otra de las particularidades del blanqueo son las trabas que ponen algunos bancos, como uno que le acaba de exigir a un cliente que había blanqueado apenas u$s 30.000 que presente sus declaraciones juradas de ganancias y bienes personales, más documentación de respaldo por origen de fondos por los u$s 30.000 depositados el mes pasado. Ponen como excusa para pedir todo esto la Comunicación A 5612 del BCRA.
LEÉR MÁS  El déficit fiscal aumentó en enero 366% por el pago de intereses de la deuda

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here