Si fijan los aranceles, crecerá la demanda de producción local de este combustible. Los inventarios del aceite de soja caerían a su nivel más bajo en dos décadas

El precio del aceite de soja dio un salto después del dictamen preliminar del gobierno de Estados Unidos en el que afirma que Argentina e Indonesia supuestamente están subsidiando sus exportaciones de biodiesel.

El fallo, que llega antes de una decisión final que se conocerá en noviembre, podría allanar el terreno para que los aranceles sean retroactivos.

Los contratos de futuros de aceite de soja treparon 2,7% a 35,01 centavos de dólar la libra, que antes cotizaba a 34,60 centavos.

Si se fijan los aranceles, las importaciones de biodiesel serán más caras y subirá la demanda de biodiesel producido localmente, que proviene mayormente de la soja.

En 2016, Estados Unidos importó algo menos de 2 millones de toneladas de combustible biodiesel derivado de aceites vegetales o grasas animales provenientes de Argentina e Indonesia, cerca del 80% del total.

Rabobank, un entidad líder que otorga préstamos al sector de agronegocios, señaló que los aranceles a las importaciones podrían en 2017/18 reducir en 500 millones de libras los inventarios de aceite de soja en Estados Unidos, el nivel más bajo en 20 años.

“Tendría un impacto en el precio del aceite de soja de entre 15% y 20%”, dijo Graydon Chong, analista de Rabobank, agregando que los aranceles podrían llevar a que se procese una demanda adicional de porotos de soja de 50 millones de bushels para producir aceite.

El anuncio también elevó el precio de los créditos de biodiesel que se pueden comprar en lugar de cumplir con los llamados Rins (créditos de combustibles alternativos). Los Rins de biodiesel subieron después del anuncio bajo la premisa de que será más caro usar el biocombustible, que ya cotizaba a u$s 1,20, comparado con los u$s 1,05 una semana atrás, según el servicio de seguimiento de precios Opis.

Los productores de biodiesel presentaron un pedido antidumping ante el Departamento de Comercio de Estados Unidos en marzo pasado.

“El Departamento de Comercio reconoció que esta industria siempre supo que los productores de biodiesel extranjeros se beneficiaban con los subsidios masivos, los cuales perjudicaron seriamente a los productores de biodiesel norteamericanos”, dijo Doug Whitehead, director operativo de la Junta Nacional de Biodiesel.

El Departamento de Comercio aseguró que los exportadores de biodiesel de Argentina han recibido subsidios que van de 50,29% a 64,17%, mientras que las compañías de Indonesia reciben ayuda estatal de entre 41,06% a 68,28%.

Señaló que ordenará a los importadores de biodiesel proveniente de Argentina e Indonesia que reciban depósitos en efectivo y que anunciará su decisión final el 7 de noviembre.

La producción norteamericana de biodiesel, cercana a 100.000 barriles diarios, es pequeña en relación al tamaño del mercado local de combustibles líquidos en general, que mueve cerca de 20 millones de barriles diarios. La industria recibe la ayuda de una combinación de mandatos de mezclas y créditos fiscales.

Rabobank aseguró que los aranceles al biodiesel podrían tener ramificaciones para otras materias primas. Un incremento en la demanda estadounidense de aceite de soja conduciría a que se produzca más harina de soja, dado que para producir aceite hay que prensar soja por lo que también se extrae harina.

Pero para Argentina implicará que habrá menos harina porque sus exportaciones de biodiesel a Estados Unidos representan cerca de una quinta parte de la producción argentina de aceite de soja. La caída de las exportaciones podría significar menos molienda de soja.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here