”En la ausencia de una ley internacional que regule las reestructuraciones de deudas, el mundo paga un alto precio por esas reestructuraciones”, consideró el economista en una columna publicada por el diario inglés The Guardian.

Según Stiglitz, las consecuencias de la situación actual respecto al manejo de deudas soberanas ”es un pobre funcionamiento del mercado de deudas soberanas, que se ve marcado por innecesarios costos y demoras a la hora de afrontar problemas cuando ellos surgen”.

Por ello, consideró, ”la necesidad de manejar las reestructuraciones soberanas de otra manera es más importante que nunca”.

”El sistema actual pone demasiada fe en las ”virtudes” de los mercados. De esta forma las disputas son generalmente resueltas, no en base a reglas que aseguren una resolución justa, sino que a través de discusiones sobre el verdadero valor de la deuda entre partes que están en desigualdad de condiciones”, agregó.

Para el premio Nobel, ”la ausencia de reglas internacionales para reestructurar demora el crecimiento (o nuevo comienzo) en los países y puede derivar en caos”.

”Es por eso que ningún gobierno deja estas cuestiones en manos de las fuerzas naturales del mercado”, concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here