Shell invertirá u$s 1200 millones y despeja rumores sobre su salida de la Argentina

El presidente ejecutivo global de Shell, Ben Van Beurden, visitó Buenos Aires y en una reunión en la Casa Rosada le confirmó al presidente Mauricio Macri que la petrolera angloholandesa invertirá un promedio de u$s 300 millones por año en el país hasta 2020, tanto para las actividades de exploración y producción (upstream) como refinación, distribución y comercialización (downstream). En total la inversión será de u$s 1200 millones. Mediante un comunicado, desde la filial local de la compañía señalaron que la visita se dio en el marco de un ”viaje regional de negocios” y que la agenda local del directivo global incluyó un encuentro con los empleados de Shell Argentina y reuniones protocolares con el Presidente de la Nación y otros representantes gubernamentales. En este marco, también mantuvo un encuentro con el ministro de Energía y ex CEO local de Shell, Juan José Aranguren. El funcionario le presentó al ministro de Producción, Francisco Cabrera, quien por un decreto presidencial orientado a darle transparencia a la relación, está a cargo de los vínculos del Gobierno con Shell. Esto va en línea con la venta de las acciones de la petrolera que tenía en su poder Aranguren.
El ministro estuvo a cargo de la filial local durante 12 años y tras haber sido cuestionado por la incompatibilidad con su cargo, se desprendió de sus acciones.
Según el comunicado oficial, en la reunión Van Beurden se refirió al desafío global de colaboración público privada para alcanzar soluciones energéticas más diversas y limpias. También abordó el tema de inversiones futuras en el país, incluyendo el desarrollo de Vaca Muerta como parte de la ”estrategia global de oportunidades futuras” de Royal Dutch Shell. 
No trascendió si hablaron sobre la posible venta de sus activos locales en el mercado de la distribución y venta de combustibles, que incluye una refinería en Dock Sud y una red de más de 600 estaciones de servicio. Shell tiene una participación del 17% en el mercado de la venta de combustibles, y ocupa el segundo lugar detrás de YPF. 
Esta posibilidad trascendió a comienzos de este mes, cuando en una conferencia en Nueva York, el mismo Van Beurden anunció que algunos activos de downstream de la compañía en la Argentina estaban sujetos a una ”revisión estratégica”. La frase quedó asociada al programa de desinversiones por u$s 30.000 millones en todo el mundo que encaró la compañía tras haber adquirido en abril pasado la gasífera británica BG.
En ese momento, desde la filial local de Shell aclararon que sus intereses en upstream –explotación de petróleo y gas– estaban fuera del alcance de la revisión. Shell considera que las inversiones globales en yacimientos no convencionales (shale) son una ”prioridad de crecimiento” a partir del 2020. La llegada de Teófilo Lacroze al puesto de número uno de Shell en el país, en reemplazo de Aranguren, fue una muestra de este cambio de estrategia, ya que el ejecutivo quedó a cargo también de la vicepresidencia de Desarrollo de Nuevos Negocios, que incluye el upstream.
Shell ya había anunciado una inversión de u$s 250 millones para la exploración de dos áreas de 325 kilómetros cuadrados en la formación de Vaca Muerta, la principal formación de shale en la Argentina, el proyecto Sierras Blancas y Cruz de Lorena.
El año pasado, en el marco de la Exposición Oil & Gas, Lacroze destacó el ”significativo potencial” de los recursos no convencionales en petróleo y gas –más allá de la caída de los precios de los combustibles– y lo consideró como el camino que tiene el país para la recuperación del déficit de producción. Sobre Vaca Muerta, afirmó que está en una ”etapa inicial”, y que de los actuales 250 pozos debería pasar a una al desarrollo en los próximos cinco años de 3000 a 4000 pozos, es decir que requiere multiplicar por 15 la inversión y el empleo.
LEÉR MÁS  Los jubilados apenas cubren el 40% de la Canasta Básica

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here