La crisis que azota la economía regional del citrus, agravada por la falta de resolución de los problemas como la suba del costo de los insumos, la adversidad climática, la falta de mercados de exportación, y la presión impositiva, a o que se suma la caída de las ventas en el mercado interno, ”quita la paciencia a las bases”, que reclaman al gobierno nacional ”urgentes medidas, antes que sea demasiado tarde”, afirmó a AIM el presidente de la Federación del Citrus de Entre Ríos, Fernando Borgo.

”Muchos productores ya están en el ring para profundizar la lucha. Como se dice, están en pie de guerra”. Reclaman una audiencia con el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile.

LEÉR MÁS  La nafta llegaría los $40 en los próximos meses

En diálogo con esta Agencia, Borgo destacó que ”el malestar de las bases está en aumento. No tenemos respuestas del gobierno nacional, y hasta ahora, sólo existe una promesa del ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, de recibirnos dentro de 15 días. Pero eso tampoco está confirmado, porque hasta ahora es solo una promesa”.

El citricultor señaló que Buryaile recibió hace unos días a integrantes de Federación Agraria Argentina (FAA), quienes solicitaron al ministro de Agroindustria de la nación, que gestione una línea de financiamiento que permita capitalizarse a quienes quedaron fuera de los créditos que lanzó el Estado nacional con la banca privada. ”Fue en esa oportunidad que también le pidieron una audiencia a Buryaile para nuestra Federación, pedido que se sumó al que ya habíamos hecho desde nuestra institución, pero hasta ahora, nada pasó de esa formalidad”.

LEÉR MÁS  Enargas intimó a Ecogas a presentar información sobre la facturación estimada

Borgo explicó que ”a la falta de mercados para exportar cítricos dulces, se suman ”las caídas de las ventas minoristas y las distorsiones de precio dentro de la cadena de distribución comercial, lo que genera una brecha de precio entre lo que recibe el productor y paga el consumidor. Por ejemplo, el productor recibe entre 0,30 y 0,50 centavos por el kilo de naranjas o mandarinas, mientras que en las góndolas, el cliente lo paga a 10 pesos o más”.

La realidad es que, según cómo funciona la economía, ”las economías regionales, entre las que está la citricultura, están condenadas a soportar la baja de precios pero además, padecen el bloqueo comercial al que las someten las condiciones del mercado que dejan abultados márgenes a la intermediación comercial minorista”, fustigó.

LEÉR MÁS  La nafta llegaría los $40 en los próximos meses

Las bases, en pie de guerra

Así como están las cosas, Borgo configuró ”el peor de los escenarios”. Y no dudó al afirmar que ”el ánimo entre los productores es malísimo. Los números no cierran, no hay ayudas del gobierno nacional, y los productores más chicos están al borde de la quiebra. Así, la cosa no va más”, enumeró. Y reclamó al gobierno nacional que ”aplique de manera urgente medidas que favorezcan al sector, antes que sea demasiado tarde”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here