En ese sentido, Panigo explicó a Télam que ”entre 2009 y 2010 se registró un período de fuerte entrada de dólares a la región”.

”Todos los países de Sudamérica dejaron apreciar sus monedas y bajar el dólar, como estrategia para bajar la inflación”, puntualizó el analista.

Si bien afirmó que estos países ”tuvieron menos inflación que Argentina”, subrayó que ”la menor presión cambiaria, producto de la baja del dólar, destrozó sus industrias como lo hizo Argentina en los `90”, cuando se aplicó la Convertibilidad que estableció el tipo de cambio uno a uno entre el peso y el dólar.

De esta manera, el economista del CONICET se refirió al informe realizado por el Grupo de Estudios de Economía Nacional y Popular (GEENaP), que concluyó que la producción industrial argentina alcanzó en la última década un crecimiento acumulado de 106 por ciento, siendo el más elevado de la región y duplicando el promedio del resto de los países sudamericanos.

LEÉR MÁS  La nafta llegaría los $40 en los próximos meses

De esta manera, la industria nacional creció en estos diez años cinco veces más que la brasileña, la principal potencia de la región.

Asimismo, el comportamiento exhibido durante la última década por este sector, que salió de un crecimiento nulo en el período anterior a tasas de 9 por ciento anual, reactivó la generación de empleo, que dejó de caer 4,6 por ciento al año entre 1990 y 2002, y aumentó 3,6 promedio de 2003 a 2012.

LEÉR MÁS  Enargas intimó a Ecogas a presentar información sobre la facturación estimada

Al respecto, Panigo sostuvo que ”los países de la región reprimarizaron sus economías y Argentina no”, y remarcó que ”la estrategia cambiaria de Argentina fue la única diferente a la región”.

En ese sentido, destacó que el Gobierno ”nunca dejó bajar el tipo de cambio pese a las presiones”, y subrayó que de esa manera ”la industria tuvo más competitividad, en conjunto con otras políticas”.

”No basta con un tipo de cambio caro, porque pierde el trabajador que ve disminuido su poder adquisitivo. Por eso el Gobierno puso retenciones; porque si había un tipo de cambio caro para la industria no lo hubiera también para el agro, y se tradujera en aumentos de precios de alimentos”, explicó Panigo.

LEÉR MÁS  La nafta llegaría los $40 en los próximos meses

Así concluyó que ”el éxito del desarrollo industrial fue tener un tipo de cambio alto para la industria y más bajo para los alimentos”.

Añadió que ”también hubo algunas políticas específicas para distintos sectores, como promociones e innovaciones científicas”, y remarcó que ”el fuerte crecimiento del mercado interno benefició a la industria nacional”

”Ningún país creció como Argentina en los últimos años y por eso los industriales tuvieron un mercado vigoroso para vender sus productos. Es el único que no reprimarizó su producción”, afirmó el economista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here