Con la nueva moratoria anunciada ayer por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, el 99% de las personas en edad de jubilarse podrá acceder a ese derecho. Se calcula que, aproximadamente, 474 mil individuos en esa condición continúan excluidos por no contar con los 30 años de aportes necesarios. La mayoría de los beneficiarios son adultos mayores, especialmente mujeres, de hogares vulnerables.

Quiénes podrán acceder al beneficio

Cualquier persona con la edad exigida (60 años las mujeres y 65 los hombres) a la que le falten años de aportes para llegar a los 30. A diferencia de la moratoria de 2005, ahora los pensionados podrán tramitar su propia jubilación además de la pensión, que no deberá superar el monto del haber mínimo de $2.757.

LEÉR MÁS  Se disparó el déficit comercial en abril hasta los u$s 938 millones

Cómo se regularizarán las deudas

Son planes de 60 cuotas, con una quita inicial de alrededor del 50 por ciento. Los potenciales beneficiarios tienen, en promedio, registrados entre 8 y 10 años de aportes, por lo que deberían saldar entre 22 y 20 años. El monto de las cuotas no podrá exceder el 30 por ciento del haber jubilatorio que pasará a cobrar quien se anote en la moratoria. Las cuotas se actualizarán en función del índice de movilidad jubilatoria que se utiliza para determinar los aumentos de haberes de marzo y septiembre de cada año. La moratoria que permite computar aportes hasta 1993 seguirá vigente, pero los interesados deberán optar entre ése y el nuevo sistema.

LEÉR MÁS  Los mendocinos pagan un 65% más cara la garrafa que lo sugerido desde Nación

En beneficio de los abuelos más pobres

Los principales beneficiarios de la moratoria de 2005 fueron los sectores medios. La anunciada ayer pretende incluir a los adultos mayores del 30 por ciento más pobre. El gráfico que mostró ayer la Presidenta estaba dividido en decile y los primeros tres se encontraban comprendidos por un círculo rojo. ”Sé que hay otros círculos rojos en Argentina, el nuestro es ése”, ironizó Cristina en referencia al concepto utilizado por Mauricio Macri en 2013. ”Son los tres deciles más pobres. En 2003, tenía derecho jubilatorio un 23 por ciento de los hogares del primer decil. Con la moratoria lo llevamos al 51,6, pero todavía falta mucho”, agregó.

LEÉR MÁS  Los mendocinos pagan un 65% más cara la garrafa que lo sugerido desde Nación

Control

Será la Anses la encargada de verificar cada caso para evitar que haya beneficiarios de la moratoria de sectores pudientes, que podrían completar aportes sin quita ni cuotas. Para eso analizará un conjunto de parámetros vinculados al nivel de ingresos y consumos con tarjeta de crédito de cada postulante, que serán definidos en la reglamentación de la ley.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here